domingo , 22 de septiembre, 2019

No poder comprar dólares, los pone nerviosos

Dólar blue, cacerolazos, recursos de amparo, corralito, serían los nuevos trend toppics, las nuevas tendencias de la que habla el periodismo hoy.

Ante la restricción de la compra de dólares en el país, muchos fueron los funcionarios kirchneristas que salieron a apoyar la medida y hubo muchos otros, tantos políticos y economistas, que hicieron lo contrario y nos narraron el inicio de una nueva crisis, al mejor estilo del 2001.

Al margen de qué tan cerca o lejos estemos de estos vaticinios económicos, repasemos las últimas voces de esta semana.

El gobernador José Manuel De la Sota, entre el viaje a Estados Unidos para solicitar créditos al BID y al Banco Mundial y reclamar nuevamente por la deuda que mantiene la Nación con la Provincia, se hizo tiempo también para opinar acerca de la economía argentina y del ánimo popular sobre la medida impuesta por el Gobierno nacional.

“La economía real está mucho mejor que el clima económico. Es como si hubiese una sensación térmica que no coincide con la temperatura. Hay un runrún generado por un tema de la relación de los argentinos con el dólar. Me parece que cuando la gente ve que hay limitaciones a la libre comercialización del dólar empieza a pensar que algo anda mal”, sostuvo desde Washington el mandatario en una clara apuesta al rumbo económico del país y agregó que en Argentina se debe dejar de pensar en dólares tal como es la economía de Brasil, país donde vivió muchos años.

Quien salió a desmentir una intención de pesificar nuestra economía fue el joven viceministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof quien criticó los “inventos mediáticos y manifestaciones de deseos que se transforman en noticias”.

En contraposición, los ex presidentes del BCRA Alfonso Prat Gay y Martín Redrado volvieron a aprovechar la exposición mediática y también opinaron. El diputado por la Coalición Cívica señaló que con esta medida y el “cerrojo” a las importaciones, el Gobierno va a “empujar a la economía hacia una recesión”. Por su parte, el novio de Luly Salazar aseguró que el país va “camino a una fenomenal caída del nivel de actividad y a bolsillos más flacos en todos los argentinos”.

Mientras, el dólar paralelo o dólar blue, llegó en Rosario a cotizar $7,50, y algunos ciudadanos que se sintieron imposibilitados de realizar transacciones de compra y/o venta de la moneda extranjera realizaron esporádicos cacerolazos, un método de protesta utilizado en 2001 por la clase media ante el corralito financiero.

En Córdoba el grupo no superó las 50 personas y en la city porteña, el matutino Clarín hablaba de 300 personas.

Estos vecinos de barrio Belgrano, Barracas, Alto Palermo y Barrio Norte sacaron sus cacerolas abolladas y se pusieron muy nerviosos al ver llegar al equipo periodístico del programa del canal del Estado “678” y los agredieron. Muchas asociaciones de prensa, incluso Adepa, repudió esta acción.

Dólar blue, cacerolazos, recursos de amparo, corralito, seguirán siendo trend toppics durante varias semanas más. Mientras el periodismo continúa hablando sobre la compra y venta de dólares, la mayoría de la ciudadanía (excepto los 300 que se manifiestan en Plaza de Mayo o los 50 que lo hacen en el Patio Olmos), seguirán preocupados por cómo llegarán con la compra del súper, que en mayo, la canasta básica llegó a costar dos mil pesos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *