miércoles , 20 de noviembre, 2019

Opinión: FIREWORKS (Fuegos Artificiales) – Por Pepe Zumarán

Una vez más el premier inglés, David Camerón ha calentado sin razón el ambiente en torno al tema de las Malvinas, y Twittermann, nuestro canciller, se ha ocupado en responderle cualquier cosa.
Sin perjuicio de recomendarles una nota de Jorge Lanata (que no es santo de mi devoción pero en esto creo que da en algunos clavos www.perfil.com/ediciones/2012/1/edicion_641/contenidos/noticia_0015.html me vienen a la memoria algunos hechos del pasado y los mencionaré comparándolos luego con los del presente. El lenguaje será algo telegráfico por la tiranía del espacio:
Enero de 1982: En la Argentina, el Gob.Mil. se cae a pedazos porque el pueblo no los aguanta mas. En Britania, Tatcher duda seriamente de ser reelecta y la Royal Navy (sus almirantes en realidad) tienen gran preocupación por un “ajuste” que les limitará mucho sus capacidades operativas.
Jorge Anaya, el Jefe de la Marina,  sueña con invadir las Malvinas desde hace mucho y demostrarle al Ejército que los Marinos son capaces de hacer algo bien, mientras que su socio, General del Ej. y Presidente de facto,  Galtieri, cada vez ingiere mas whisky (británico por cierto).
El 2/04/82, luego de un paseo en buque mantenido en secreto pero del cual todo el mundo hablaba en los cafés, la Argentina invade las Islas en un operativo limpio y eficaz, muere por su intrepidez el Capitán Giacchino, un Infante de Marina argentino de esos que no vienen mas y se pone de patitas a la calle al Gob. Británico, que se retira con toda la pompa y circunstancia digna de una marcha de Elgar.
3/482: conmoción mundial, Tatcher que dice: “esta es la mía” encomienda a un viejo marino retirado la confiscación de buques mercantes para armar una tremenda flota de apoyo, y decide la reconquista de las Islas.
Mismo día, gran manifestación de apoyo en Plaza de Mayo, llena hasta los topes, y un edecán que tiene que sujetarle un brazo a Galtieri para que no salude como JDP El gobierno muestra la rendición de los 60 y pico de marines británicos como si fuera después de la batalla de Iwo Jima, tirados en el piso y humillados sin necesidad.
Se nombra un gobernador que lo primero que hace es cambiar las manos de las calles en las Malvinas y designar a su hija como Directora de la Escuela, donde impone la enseñanza obligatoria en castellano.
Lo demás, es historia conocida, pero gracias a sus resultados los kelpers han mejorado su condición, la Argentina recuperó, al menos, la forma republicana de gobierno y Tatcher fue reelecta.
2011, Octubre, Cristina K es reelecta Presidente argentina, y poco después anuncia “la sintonía fina del modelo” que no es mas que  el brutal AJUSTE que siempre criticaron a López Murphy, un economista de fuste que en 2001 quiso poner orden en las cuentas fiscales y duró una semana en el cargo. Cristina no había dicho nada de esto durante la campaña, ¡Por favor!!
La gente empieza a preocuparse, sancionan unas cuantas leyes de urgencia como si el país fuera a ser atacado por extraterrestres, y entre otras cosas, empiezan a tensar la relación con Gran Bretaña, por unas Islas que históricamente son argentinas, pero que en caso de tenerlas no sabríamos/podríamos que hacer con ellas.
Los cruces se multiplican, y yo, que soy un malpensado, imagino que cuando Doña tiene algún problema lo llama y le dice “Don Cameron, se me viene abajo el frente interno, haga algo”…y Cameron, sabiendo que habrá reciprocidad, inventa algún incidente, como el de las banderas truchas de los buques malvinenses (en realidad españoles, chinos y coreanos que pescan a mansalva) y otras cosillas por el estilo, como discursos destemplados donde supone que la Argentina es una potencia galáctica e invita a “defender las Islas”.
Si dicen que soy un malpensado, tienen razón, pero creo ser un tipo realista, aunque esos llamados de CFK a Cameron sean imaginarios (o no).
Hasta la próxima, pero este asunto lo seguiré.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *