miércoles , 16 de octubre, 2019

Especial para INC: Todos tras lo mismo, el voto indeciso, por Guillermo Lyall

Por: Guillermo Lyall

Los últimos días antes del acto comicial nos encontramos con tres candidatos desplegando toda su parafernalia buscando los últimos electores que le posibiliten a Scioli acceder a la presidencia en primera vuelta y a Macri y Massa forzar a un ballotaje.

La mayoría de estos indecisos se inclinan hacia el cambio contra la continuidad. Este dato no es para nada nuevo, el problema radica en que para cada tipo de elector el cambio toma diferentes dimensiones y esas diferencias al conceptualizar el cambio esta generando dolores de cabeza para obtener esos puntos que al parecer necesitan el próximo domingo.

En el desarrollo de grupos focales y encuestas encontramos que a medida que disminuye el nivel socioeconómico la definición de cambio en el elector se va acotando es decir se vuelve mas gradualista. Y se da principalmente en los electores de estratos socioeconómicos medios (c2, c3). Para este elector las propuestas de cambio radical o brusco generan incertidumbre, ansiedad y agobio.  Y el aspecto central es  su situación económica.

Se diferencian del “todo está bien” y del “todo está mal” de oficialismo y oposición. No quieren seguir igual pero tampoco quieren cambiar todo.

 Para este tipo de elector el candidato debe explicitar las dimensiones del cambio, acotarlo, es decir que cambiaría y que no cambiaría y  sobre lo que cambiará, como lo llevaría adelante, cuáles serían sus principales acciones y cuáles sus resultados esperados

La situación de los candidatos frente a este tipo de votante es diferente:

Massa fue el que en la segunda parte de su campaña, luego de las paso explicito mejor la idea de un cambio con ciertos límites y con propuestas más claras eso generó que absorbiera parte de este electorado y creciera en las preferencias.

Macri, quien fue el impulsor durante su campaña del concepto del cambio tuvo problemas para explicitar y llenar de contenido ese cambio. Sus declaraciones sobre devaluación, dólar y política monetaria generaron mayor incertidumbre y como consecuencia sus números se estacionaron.

Scioli fue otro de los beneficiados ya que trato de mostrarse como la “continuidad diferente”, y su personalidad parsimoniosa ayuda en gran medida a que este tipo de elector lo tome como un gradualista cosa que disminuye la incertidumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *