miércoles , 16 de octubre, 2019

Nota editorial: Alquimias

Córdoba es una postal más del panorama político nacional, los candidatos y sus campañas proliferan pero Córdoba le agrega una nota distintiva: las alquimias y el suspenso.
Son muy pocas las certezas de candidaturas en relación al número de rostros que invaden las carteleras cordobesas. Veamos…
Unión por Córdoba

Todo indica que el gobernador José Manuel de la Sota competirá en las Paso presidenciales buscando posicionarse en el escenario nacional, entre sus colaboradores no son pocos los que lo imaginan en un cargo preponderante de un eventual gobierno de Daniel Scioli. En esa ruta imaginan también a Juan Schiaretti compitiendo, con el apoyo del actual Gobernador, por su sucesión.

Sin embargo, hay quienes aconsejan no descartar una postulación de De la Sota para un nuevo período en la gobernación en elecciones que se desarrollarán entre junio y julio, en ese caso Schiaretti volvería acompañarlo como vice, revalidado sus títulos como gran elector en la Provincia. De la Sota podría incidir con mayor presencia en el escenario nacional y un pedido de licencia en su cargo significaría dejar la administración en manos de quien ya lo hizo (Schiaretti) por lo que los cordobeses no deberían incomodarse.

UCR

Por el lado del radicalismo, el intendente capitalino, Ramón Javier Mestre, dice en voz baja que quiere ser candidato a gobernador, en la medida que no lo sea De la Sota. Mientras, dinamita cada vez que puede un acercamiento de su partido con el juecismo y el PRO. Los hombres de Mestre imaginan una alianza con Macri pero sin la participación del Frente Cívico, posibilidad que es descartada tanto por macristas, juecistas como por radicales no mestristas.

La indefinición de Mestre lleva a que algunos correligionarios suyos, como el caso de Javier Bee Sellares, Miguel Nicolás y Rodrigo De Loredo afirmen que se anotan en la sucesión del Intendente si este no busca la reelección.

Óscar Aguad, Luis Juez y en menor medida Mario Negri, se anotan para la candidatura a gobernador pero supeditado a la suerte de una triple alianza.

Como si fuera poca esa catarata de especulaciones, algunos asesores de Mestre imaginan, si los plazos electorales lo permiten, a Mestre compitiendo por la gobernación y en la eventualidad de ser derrotado, competir por la reelección en la ciudad, semejante alquimia espanta inclusive a mestristas que acompañan a Mestre en la gestión, ni hablar de resto de los radicales.

Juecismo

Luis Juez continúa haciendo buena letra con Macri e insiste en un acuerdo a pesar de sus diferencias con Mestre, en su entorno nada se descarta, ni la candidatura a Gobernador, ni la renovación de su banca en el Senado de la mano de una alianza e inclusive algunas lo imaginan compitiendo con Mestre en la ciudad, si este termina derrumbando el triple acuerdo.

PRO 

En el PRO aplican la misma lógica que el kirchnerismo (que tanto fustigan). “Todo lo va a decidir Mauricio”, dicen los principales dirigentes vernáculos (al igual que la Presidenta decide sobre el Frente para la Victoria). Mientras, Héctor Baldassi ensaya su traje de vicegobernador y Felipe Lábaque hace lo propio con el de candidato a Intendente.

Excepciones

Quizás las únicas excepciones entre tanta incertidumbre, sean Olga Riutort y Esteban Dómina.

Riutort va a intentar una vez más conseguir gobernar una ciudad en la que se radicó de grande, pero que en los últimos años su perseverancia la ha instalado como una de las candidatas con mejores chances después de Mestre.

Ella no depende de ninguna variante que no sea su propia voluntad. Asegura apoyar la candidatura presidencial de Sergio Massa pero, si Unión por Córdoba la unge como su candidata a Intendente seguramente apoyará a De la Sota en el escenario nacional.

Por su parte, Dómina se siente muy cómodo con su regreso a su partido de siempre: el Justicialismo.

“A pesar de dos diferencias que tuvo con el Gallego en el Justicialismo, Tito se siente muy valorado”, dijo hace unos días alguien que conoce lo que piensa el Concejal capitalino.

Dómina sabe que es quien más provecho le ha sacado a una banca en el Concejo Deliberante, ha sido un opositor que ha trabajado cuidadosamente en los temas en los que se involucró. Hoy está decidido a competir por la Intendencia, independientemente que el Justicialismo vaya fraccionado o no.

Ningún candidato dice que se haya preparado para determinado cargo, nadie muestra equipos de gestión para administrar una ciudad, una provincia o la Nación, la mayoría son candidatos a “todo”, son todo terreno y la administración que le toque o a la que pueda acceder es sólo un peldaño en su carrera personal. De este modo, cada vez es más difícil saber lo que piensan los candidatos y mientras proliferan las alquimias, el olor a decepción se hace más presente.

kinokiste