lunes , 21 de octubre, 2019

Víctimas del naufragio en Corea envían SMS: “Estoy vivo, por favor sálvennos rápido”

Los mensajes de texto de los estudiantes atrapados dentro del barco que se hundió en Corea del Sur ponen en evidencia la dimensión de la tragedia.

Cadenas de televisión de los Estados Unidos y Corea del Sur también han difundido algunos de los mensajes que los pasajeros enviaron a sus familiares mientras el Sewol se hundía a 20 kilómetros de las costas surcoreanas.

“Estoy vivo, hay estudiantes vivos, por favor sálvennos rápido”, fue el mensaje que recibió el padre de una de las víctimas del naufragio. 

“Quizá no te lo pueda decir nunca más: te amo”, le envió la joven Shin Young-jin a su madre. Shin estuvo finalmente entras los pasajeros rescatados.

La historia de Kim Woong-Ki, de 16 años, no tuvo final feliz. Buscó consuelo en su hermano mayor, cuando el barco ya había volcado. “No te preocupes y haz lo que te digan que tienen que hacer. Vas a salir de allí”, le dijo el joven. Kim está ahora desaparecida. 

“Papá, no te preocupes. Tengo un chaleco salvavidas y estamos resguardados todos juntos”, envió por SMS otro pasajero de 18 años. “Aunque el rescate está en marcha, sal por tu cuenta si puedes”, le contestó su padre. El joven está entre los 287 pasajeros que no pudieron abandonar el buque.

Algunos de los mensajes transmiten tranquilidad, otros son pura desesperación. Pero en todos los casos permiten atisbar lo que han sentido los pasajeros, en su mayoría jóvenes estudiantes de secundaria que participaban de un viaje recreativo de cuatro días. Eran los momentos previos al final.

“Papá, no puedo salir porque el barco está muy inclinado, y no puedo ver a nadie en el pasillo”; “Parece que vamos a morir. El barco se está inclinando”; “Hay varias personas a bordo. Todavía no han muerto, así que por favor difunde este mensaje”, son otros ejemplos.

El canal estadounidense CNN tuvo acceso a otro SMS que describía la situación de caos en el interior del buque: “No tenemos conexión a internet, así que simplemente envío un mensaje de texto. Hay pocas personas en el barco. No puedo ver nada, estoy totalmente a oscuras. Las mujeres están gritando”.

Medios de comunicación surcoreanos citaron a pasajeros rescatados que coincidieron en denunciar que la gente en la cafetería y la sala de juegos del ferry, que se encuentra debajo de la cubierta, tal vez no hayan escapado aún, según recogió un artículo de New York Times.

“El mensaje de alarma nos aconsejó permanecer en nuestros asientos”, contó un viajero de 57 años identificado sólo por su apellido, Yoo, a la agencia nacional de noticias Yonhap. “Pero yo no podía quedarme porque el agua estaba subiendo. Así que salí con mi chaleco salvavidas”. Y agregó: “Me pregunto por qué no nos dijeron que debíamos evacuar inmediatamente”. 

Cuando muchos pasajeros trataron de escapar, ya era demasiado tarde. Kim Seong- muk contó su experiencia en una entrevista con la cadena YTN. “La gente gritaba: ‘¡Rompan las ventanas! Pero el agua llegó demasiado rápido y muchos no podían salir a la cubierta”. 

El estudiante Kim Tae -young también recordó haber visto a muchas personas en la sala de cafetería cuando el barco comenzó a inclinarse. “El agua se precipitó adentro, hasta el cuello, y era difícil subir a la parte superior porque quedó mal inclinado”.

“Vi los contenedores de transporte que arrojaron afuera de la cubierta del barco flotando en el agua. También vi una máquina expendedora derrumbada y dos niñas atrapadas debajo de ella”, afirmó Kim.

YTN citó a estudiantes que describen una escena caótica en la que los pasajeros se tropezaron y chocaron entre sí. El equipaje se sacudía de un lado a otro cuando el barco se inclinó profundamente. Ellos saltaron al agua con chalecos salvavidas y nadaron hasta los barcos de pesca en las inmediaciones.

El ferry se hundió en aguas de 104 metros de profundidad y la temperatura del agua en la zona fue de 10 grados Celsius, lo suficientemente frío como para causar hipotermia después de unas dos horas, según dijeron las autoridades.

Kim Dong- soo, un camionero que dijo que con frecuencia tomaba el ferry a Jeju, notó que el barco comenzó a inclinarse bruscamente después de hacer un giro brusco a la derecha. “También navegaba mucho más cerca de la costa de lo habitual”, explicó.

“Me pregunto por qué los equipos de rescate que llegaron primero a la nave no hicieron nada por los 100 o 200 que quedaron atrapados en el interior de la nave”, dijo. “Sólo estaban recogiendo a los que ya estaban en la parte superior del barco”.

El buque Sewol fue construido en 1984, pesa 6.800 toneladas y puede transportar hasta 921 personas. La compañía que lo administra cubre la ruta a la isla de Jeju dos veces por semana. Todavía se desconocen las causas del accidente.

(Fuente: Infobae)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *