miércoles , 18 de septiembre, 2019

La deuda saldada

Con la impronta reformista que marcó a América Latina a comienzo del siglo XX, el pueblo chileno le abre las puestas a la educación pública superior.

Tras años de protestas y movilizaciones, miles de personas, jóvenes, adultos y niños, comprometidos con el provenir de sus pares, lograron levantar la bandera más valiosa, quizás, de los próximos 50 años en territorio chileno: la educación universitaria gratuita.

Desterrando el fantasma de tiempos pasados, y enarbolando el capital simbólico del reformismo universitario forjado en Argentina a principios del siglo XX (1918), durante el 2016 cerca de 178 mil personas serán beneficiadas  con el acceso a la educación superior.

Sancionada el 23 de Diciembre, la Ley Corta de Gratuidad establece el período de un año para su implementación, debido a la disposición presupuestaria  anual, que incluyó en el cálculo nacional de educación una partida para financiar el acceso de 330 mil estudiantes a la educación superior. Según la presidenta chilena Michelle Bachelet, este el es comienzo del camino para una educación universitaria pública y de calidad.

“Todos queremos una educación superior donde sean el talento, el mérito, las ganas y la vocación las que definan las posibilidades y que sea de calidad, porque ya he dicho que gratis y malo no le sirve a nadie”.

Parafraseando al Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria  de 1918, hoy Chile atraviesa un dolor menos, una libertad más…

¿Qué establece la Ley Corta de Gratuidad?

       1- Modifica la glosa presupuestaria para gratuidad que se incluye en el Presupuesto de la Nación para          2016.

  1. Estudiantes favorecidos serán 178 mil (aproximadamente 30 mil menos que con la glosa presupuestaria inicial).
  2. Se destinarán 5 mil millones de pesos para fortalecer universidades estatales. 16 de ellas tendrán un programa de fortalecimiento durante 2016.
  3. Todas las universidades estatales pueden tener educación gratuita. Universidades privadas deberán tener al menos 4 años de acreditación institucional (parámetro de calidad). Estas últimas tendrán plazo hasta este 27 de diciembre para informar al Ministerio de Educación si accederán a la gratuidad en 2016.
  4. Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales quedaron fuera de la gratuidad. Sin embargo, se aumentaron las becas destinadas a los estudiantes que ingresan a estos centros.
  5. No se incluyen criterios de democracia universitaria, ni de lucro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *