martes , 10 de diciembre, 2019

Francisco aprobó la canonización del cura Brochero

El religioso cordobés será el primer santo argentino. La ceremonia se estima que sería en octubre en Roma. “Su santificación es un reconocimiento a su labor, sacrificio y amor por el prójimo”, destacó Schiaretti.

El papa Francisco autorizó ayer la canonización del cura José Gabriel Brochero, quien ahora se convertirá en el primer santo nacido y muerto en Argentina, y se estima que la ceremonia oficial será en el mes de octubre en Roma.

Previamente, una junta de Obispos y Cardenales debió aprobar dos milagros atribuido al cura Brochero.

El primer milagro que se le reconoció y que permitió su beatificación fue su intercesión en la curación de Nicolás Flores, un chico que tenía tan solo 11 meses cuando un accidente de tránsito lo dejó en estado vegetativo.

Luego de estar al borde de la muerte y padecer tres paros cardiorrespiratorios con perdida de masa ósea del cráneo y masa encefálica, todos los pronósticos indicaban que, si se recuperaba, Nicolás no iba a poder ver, escuchar, hablar ni caminar.

A pesar de las predicciones y diagnósticos, el pequeño sanó y tuvo una recuperación milagrosa; llegando a recuperar la masa ósea en seis meses, sin intervención quirúrgica. En 2012, una junta médica avaló esta teoría al declarar que la recuperación carecía de explicación científica.

El segundo milagro, que lo llevó a su posterior canonización, se trata del caso de Camila Brusotti, quien a los ocho años de edad padeció una brutal golpiza a manos de su madre y su padrastro, lo que la dejó inconsciente y permaneció más de dos meses en terapia intensiva.

Tras sufrir severos daños, Brusotti estuvo a punto de morir y, por un hecho sin explicación científica, inició “una recuperación meteórica a principios de enero de 2014″, apenas tres meses después del ataque. Al tiempo comenzó a caminar sola, hablar con fluidez e interactuar con su familia.

En septiembre del año pasado, una junta de siete médicos determinó que “no hay explicación científica” . De esta forma, se determinó su “segundo milagro” y se dio por cumplido el primero de los cuatro pasos que se necesitan para que el cura Brochero sea declarado santo.

Al respecto, el gobernador Juan Schiaretti expresó ayer su alegría y emoción por la canonización del Cura Brochero: “Es una gran alegría y emoción que nuestro Cura Gaucho, nacido en nuestra provincia, sea el primer Santo argentino. Además, su santificación es un reconocimiento a su labor, sacrificio y amor por el prójimo”.

Finalmente, Schiaretti sostuvo que desde la Provincia está previsto hacer el parque temático brocheriano en la ciudad que lleva su nombre, reformar la casa natal del Cura en Santa Rosa de Río Primero y un sendero que hay en el brocherismo en Sierras Grandes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *