lunes , 21 de octubre, 2019
Argentinas-Asesinadas-en-Ecuador

Comenzó el juicio por el crimen de las mochileras mendocinas en Ecuador

En la primera audiencia, una médica declaró que uno de los acusados confesó el asesinato de las jóvenes. Para la fiscalía se trató de un ataque sexual. Hay dos imputados.

Ayer en la Sala Única de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena comenzó el juicio contra Alberto Segundo Mina Ponce (33) y Aurelio Eduardo Rodríguez (39) por el crimen de las dos turistas mendocinas, María José Coni y Marina Menegazzo, que fueron asesinadas en febrero pasado en la ciudad ecuatoriana de Montañita.

En la primera audiencia, la médico legista de la Fiscalía del Estado, Dolores Mendoza, quien atendió al primero de los imputados cuando fue detenido, dijo que el acusado le confesó haber cometido el crimen.

Además, declararon otros seis testigos de los 50 convocados por la fiscal María Coloma: tres policías que detuvieron a los acusados, dos peritos de la Unidad de Criminalística de la Policía que trabajaron en la escena del crimen y otro efectivo que inspeccionó el lugar.

Los testigos respondieron las preguntas de la fiscal Coloma hasta que los jueces Rosario Franco Jaramillo, Daniel Rodríguez y Kleber Franco pasaron a un cuarto intermedio para hoy a las 9.

Para la fiscal, Coni y Menegazzo fueron asesinadas en la vivienda Mina Ponce en el marco de un ataque sexual, siendo el propietario de la casa el autor del doble crimen y Rodríguez el coautor porque fue el que las engañó para llevarlas al lugar.

Los cuerpos de Coni y Menegazzo fueron encontrados envueltos en plástico y con cinta de embalar en matorrales cercanos a la playa de la comuna Montañita, provincia de Santa Elena, el 26 y 28 de febrero del 2016, respectivamente.

Según la autopsia, Menegazzo tenía un puntazo en el cuello que le rompió la médula y le causó la muerte casi en el acto, aunque también recibió varios golpes en el cráneo.

En tanto, Coni presentaba muchos golpes en la cabeza provocados con un elemento contundente, un hematoma en una pierna, un dedo en el pie quebrado y marcas en las manos como signos de defensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *