domingo , 21 de julio, 2019

Recetas Práticas – Matrambrito de cerdo al verdeo, por José de la Olla

Día para salir en busca de un lindo matambrito de cerdo. Antes que nada hagamos tres cosas: destapamos un tinto para ir saboreando mientras cocinamos; metemos el matambre en una fuente con un ajo machacado, unas hojas de laurel, pimienta y cubrimos con aceite; y prendemos el horno. Como el que tiene prendido Mestre y los 120 millones que le tiene que pagar a Tecsa. Disfrute de este matambrito porque lo que son obras municipales va a tener que seguir esperando si la Municipalidad sigue con esta sangría de dinero. Mientras tanto, más avisos que obras. Como en la Provincia.

Después de una media hora, una hora de maceración, sacamos el matambre y lo sellamos en una sartén a fuego bien fuerte. Retiramos y en esa misma sartén, rehogamos una abundante cantidad de cebolla de verdeo cortada en finas rodajas, metemos el aceite que usamos para macerar, una copa de vino tinto, una taza de caldo de verdura. Y dejamos que reduzca. Como se les va reduciendo el aporte que reciben los gobernadores de la Nación y así están quedando las provincias.

Ponemos el matambre en una placa de horno, lo cubrimos con ese preparado y le agregamos unas cucharas de crema de leche. Fuego fuerte unos minutos, apagamos y dejamos reposar. Como espera De la Sota que sus cuestionamientos al Gobierno nacional no tengan represalia y los argentinos lo posicionen como posible sucesor de Cristina. Obvio, que antes tiene que gobernar Córdoba y sus problemas crónicos de las anteriores gestiones, que él mismo encabezó. O sea.

Lo podemos acompañar con un buen puré de papas. Papas y no papás, a los que el gobernador responsabilizó por el consumo de drogas de sus hijos. De la política en los últimos años por impedir el narcotráfico, bien gracias. Mientras, no piense en estas cosas, ni haga transacciones en dólares, ni tome créditos. Termine el tinto tranquilo con el matambrito, que como dice un amigo “rinde medio poco”. Como el sueldo en estas épocas de inflación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *