martes , 10 de diciembre, 2019

Recetas prácticas: Tortilla de cebolla

En el almacén del barrio el revuelo ayer era grande. Es que mi amigo almacenero decidió vender los huevos sin envolverlos, porque no quiere romper más diarios después de lo que pasó con Capitanich.

Las vecinas se quejaban de le iban a llegar todos rotos y el almacenero ponía cara de que a él también algo se le había roto.

Me quedé un rato escuchando la discusión, que iba de Nisman hasta los baches de la cuadra, de Clarín hasta la silla de ruedas de Cristina, de la Justicia hasta la invasión de mosquitos en el barrio.

Cuando llegó mi turno, y aunque había ido a buscar otra cosa, compré una docena de huevos y me los llevé sin envolver para hacer esta tortilla de cebolla.

Empezamos pelando las cebollas y cortándolas en láminas. Puede ver los videos de Capitanich para aprender.

En aceite caliente, ponemos a cocinar la cebolla y bajamos el fuego hasta que estén bien tiernas y empiecen a caramelizar. Como habrá que esperar que se inauguren las obras anunciadas por de De la Sota.

Escurrimos bien el aceite y mezclamos las cebollas con los huevos batidos. Como se mezclan los números de las encuestas que andan dando vueltas según el que las pague.

Salpimentamos, agregamos un poco de orégano y llevamos el preparado a la sarten bien caliente, tan caliente como las internas del peronismo y el radicalismo cordobés.

Sellamos bien de cada lado en pocos minutos para que nos queden los huevos jugosos por dentro. Esos huevos que mi almacenero ahora no quiere envolver más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *