sábado , 24 de agosto, 2019

Recetas prácticas: souffle de espinaca por José de la Olla

Souffle de espinaca

Me acuerdo que cuando tuve un restaurante en Villa General Belgrano uno de los mozos era bombero voluntario. Un tipo muy solidario y esforzado, al que –obviamente- le daba franco cada vez que había incendios en la zona de Calamuchita. Claro está nunca como los de estos días.

Me contaron que sigue trabajando como mozo y es bombero, y que hace del viernes que está en la montaña combatiendo el fuego.

Mirando las cenizas desde mi ventana, me acordé de la receta que tanto suceso tenía en aquel restó de la Villa: souffle de espinaca.

Así que vamos: lavamos las espinacas y las cocinamos al vapor hasta que estén bien tiernas. Como la ternura con la que De la Sota cuenta las tareas de rescate de los bomberos.

Las escurrimos bien y las picamos fino. Como se están picando fino entre ellos los kirchneristas por el tema de la mano dura y la imputabilidad de los menores en el tema seguridad.

Le agregamos jamón cocido cortado en tiritas. Tiritas como están haciendo muchos votantes que eligieron a partidos que no van a meter un diputado en octubre.

Le agregamos salsa blanca, queso rallado, una pizca de sal y nuez moscada. Que perfume y dé sabor mejor que el parece tener todo este tema de los policías investigados.

Ahora viene un paso clave: rompemos seis huevos y con cuidado separamos la clara de la yema. La clara debe estar bien limpia para poder batirlas a punto nieve. Tiene que estar tan batido como la confusa situación en el Hospital Infantil y la falta de médicos.

Le agregamos con mucho cuidado las claras batidas, metemos en una fuente para horno enmantecada y dejamos unos 20 minutos a horno fuerte, sin abrir nunca la puerta. Hay que servirlo bien caliente para que no se baje, como muchas de las polémicas que nos ocupan por estas horas en Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *