viernes , 23 de agosto, 2019

Recetas prácticas: Solomillo con salsa de champignones por José de la Olla

Estaba tomando un café con un ex proveedor de vajilla cuando se sentó su hijo adolescente en la mesa, sacó la tablet de la mochila y nos mostró el vídeo de Cristina, su peluche y su perro Simón. “Toda la onda”, aportó el pibe. Nosotros nos miramos y, de tantos años de conocernos, coincidimos en silencio sobre el buen aspecto que mostraba la Presidenta y de lo interesante que quedaba con el luto atenuado.

Ninguno de los tres prefirió opinar nada de política y recién cuando llegué a la noche a casa me entere de que había cambiado el gabinete.

Mientras veía los noticieros que recordaban que Capitanich había estado con Menem, con Rodríguez Saá, con Duhalde, con Néstor y ahora con Cristina, me puse a hacer un solomillo de cerdo con salsa de champignones.

Trozamos el solomillo en medallones bien gruesos, como trozó a su equipo económico Cristina y se quedó con los de más confianza.

Salpimentamos y doramos los medallones en una sartén con aceite caliente y unas láminas de ajo, a fuego bien fuerte. Tan fuerte como el ajuste que mandó De la Sota con el presupuesto del año que viene.

Retiramos las piezas de carne, y agregamos champignones cortados en láminas, bastante crema, un poco de mostaza y sal, y dejamos que se integre a fuego lento. Al revés de como se desintegran los radicales, que antes y después de cada elección hacen culto de la interna de la interna de la interna.

Volvemos a poner los medallones de cerdo, le agregamos un chorro de brandy, coñac o el licor que le plazca, y dejamos cocinar hasta que se reduzca la salsa. Como se reduce la paciencia de muchos cordobeses con los baches, los semáforos y otras vicisitudes de la ciudad.

Lo podemos acompañar con un puré de papas o lo que usted prefiera. Como lo prefirió Cristina a Coqui y a Simón para esta etapa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *