domingo , 20 de octubre, 2019

Recetas prácticas: Saltimbocca por José de la Olla

Son días de muchas sorpresas. Por ejemplo, me enteré de que Ricardo Jaime iba hasta la semana pasada a restaurantes y pubs de Córdoba y que en un boliche de la zona céntrica el que lo atendía era uno de los muchachos que fue mozo en un local que tuve en la avenida Colón hace un tiempo.

Justamente este muchacho me contó ayer que Jaime pedía champán y que andaba siempre con un grupo de altos bien fornidos, que no me supo contar si eran amigos o custodios. Y que generalmente había alguna que otra señorita dando vueltas.

Le pregunté si tenía idea por dónde podía andar Jaime, y me dijo que mucho no hablaba con él, que sólo le llevaba los pedidos y que no era demasiado generoso con las propinas. Al que le gusta quedársela toda para él, le gusta quedársela toda para él, reflexione en silencio, mientras pensaba en los secretos que escondía Jaime.

Y pensando en secretos, se me ocurrió que toda receta tiene el suyo, ese ingrediente oculto pero que le da personalidad al plato. Así que se me ocurrió compartir con ustedes una saltimbocca.

Agarramos unos bifes magros y los aplanamos bien. Como se está aplanando mucho terreno que es presentado ya como obra terminada e inaugurado en época de campaña.

Le ponemos sal y pimienta, unas hojitas de salvia, una fetas de jamón crudo, otra de queso y, como ingrediente secreto, unas hojas de menta o hierbabuena. La fusión de la salvia con la hierbabuena le dará un sabor especial a la carne como se la da la presencia de candidatos que no tienen la menor idea de los temas que les consultan pero que sonríen como si estuviesen en Hollywood.

Hacemos un rollo prolijo y sujetamos con un palillo. Que quede un poco más firme que las champas de pasto del Suquía.

Pasamos los rollos por harina y llevamos a una sartén con aceite caliente, tan caliente como Aguad cuando lo ve a Mestre sacarse fotos con Schiaretti.

Le agregamos un chorro de vino blanco y un poco de caldo de verdura hasta que la carne se cocine. Como parece estar cocinados unos cuantos candidatos antes de las primarias.

Servimos con un puré de papas o unas papas al natural o alguna guarnición secreta que usted tenga, tan secreta como el lugar en el que está Jaime.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *