viernes , 23 de agosto, 2019

Recetas prácticas: Riñoncitos al vino blanco por José de la Olla

Un viejo amigo, fanático de River, y gran cocinero, con el que fuimos socios en un restaurante en La Falda, me invitó a ver el partido del domingo con Independiente. El tema es que me invitó a cenar porque el partido era a la noche, pero después lo pasaron para las 2 de la tarde. Así que me llamó el sábado para decirme que la cena se transformó en almuerzo.

Mi amigo estaba tan contento por la victoria de River que la sobremesa se extendió hasta entrada la noche. Cuando me estaba por levantar, me dice “Quedate, José, picamos las sobras y vemos Boca-Racing haciendo zapping con Lanata”. Y como tengo el no difícil, me volví a acomodar al lado de la mesa.

Mientras servía un poco de carne fría con mostaza y unos nachos, mi amigo gritó el gol de Racing y yo le propuse pasar a ver cómo empezaba Lanata. Ahí nos dimos con un largo discurso de De la Sota llamando a votar en contra de Cristina.

En la mesa saltaron comentarios de todo tipo, y como yo estaba todavía impactado de la tristeza de la gente de Independiente que había visto al mediodía, me abstraje de la discusión y me puso a evocar platos de la infancia para evitar que la amargura dominical también se apoderara de mí.

Así fue como llegué a estos riñoncitos al vino blanco, un típico de nuestras abuelas.

Lavamos los riñones, le sacamos la piel y lo cortamos al medio. Como la puede partir al medio a Cristina si Massa arma una lista. Los dejamos reposar un rato con sal, pimienta y vinagre. Para que saque el amargor como Scioli se saca la bronca con tanto dardo que le tiran los K.

Los pasamos brevemente por agua hirviendo para que cobren firmeza y los podamos cortar en trozos chiquitos. Como están intentan repartir en trozos internos los radicales su lista de candidatos a diputados.

En una cacerola, doramos cebolla, ajo, apio y perejil bien picado finito. Como pican finos los papeles de las encuestas en algunos despachos al ver que los candidatos oficialistas siguen sin levantar.

Le agregamos los riñones, y vamos levantando lentamente con chorros de vino blanco hasta cubrirlos. Como hay que cubrir el cupo femenino en las listas y a más de un partido le cuesta encontrar mujer candidata.

Salpimentamos y le agregamos una cucharada de fécula o harina disuelta en caldo o en agua tibia y lo incorporamos para que se espese. Como está espeso el tema del juicio que perdió la Municipalidad con las empresas de transporte.

Cocinamos unos 20 minutos y apagamos para que repose. No como los programadores de pautas de De la Sota que trabajan a destajo.

Lo podemos servir acompañado de arroz o puré de papa. O lo puede comer así solo. Buen provecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *