lunes , 18 de noviembre, 2019
Recetas Prácticas, Ponche Navideno por José de la Olla

Recetas Prácticas – Ponche navideño, por José de la Olla

Me encontré en uno de estos brindis navideños-findeanuales con el dueño de una cadena de restaurantes en la que supe trabajar en mis años mozos. Me contó que anda con ganas de vender un par de locales para ponerse quioscos de quiniela.

Estaba muy entusiasmado con eso de la quiniela instantánea y cuando nos empezó a contar, se armó toda una discusión entre los que decían que era un terrible robo porque le saca la plata a la gente más pobre y los que decían que las apuestas existieron siempre.

El tema es que la discusión por el juego arruinó un poco el clima festivo, como se lo debe haber arruinado a De la Sota las críticas que le hicieron propios y extraños a su quiniela express. Mestre, Juez, Accastello, la Iglesia. Cada uno pone  quiénes son los propios y quiénes los extraños.

Como no quiero que me pase lo mismo que pasó en aquella celebración con esta columna prenavideña, los invitó a  recuperar el clima festivo e ir pensando en un rico ponche para poner en el patio o en living la Nochebuena, y que los invitados empiecen a brindar bastante antes que den las 12.

Hay tantas versiones de ponche como interpretaciones tiene el peronismo para cada tema. Los hay sencillos con fruta y  vino o champagne y los hay bien completitos, que incluyen bebidas blancas de distinto tipo, crema, huevo, especies y  demás. Todos son ponche, como menemismo, kirchnerismo, sciolismo, cristinismo, delasotismo, duhaldismo y demás son versiones del peronismo.

Como esta sección se llama recetas fáciles, vamos por uno más sencillo para que usted y los suyos se entonen para esta  Navidad y pongan una carita más feliz que la que tenía Sabbatella entrando al grupo Clarín.

Si no tenemos la ponchera, buscamos un recipiente amplio de boca grande o una jarra enorme. Cortamos unos cubos pequeños de ananá, unas rodajas finas de durazno y unas frutillas partidas al medio y la cubrimos con granadina o con algún jugo de frutas o almibarado. Le agregamos un chorro generoso de gyn, ginebra, vodka o la bebida del estilo y de calidad que tenga a mano. Un toque de whisky extra le dará una personalidad especial.

Cubrimos con un film y lo dejamos reposar unas horas en la heladera para que se enfríe bien. Como espera De la Sota que se enfríe la polémica por las críticas de Susana Trimarco a la lucha contra la trata en Córdoba. Unos minutos antes de llegar los invitados, le agregamos un par de botellas de champagne o sidra y una de vino de blanco. E hielo, mucho hielo. Revolvemos bien, como revuelven los radicales su interna por lo que sea, y lo tenemos listo para servir.

Los ortodoxos dicen que el ponche se sirve a las copas especiales que vienen con la ponchera. Usted tómelo en copa de champagne, de sidra, de coctel, vaso largo, vaso corto o en el que le guste más. Le sugiero reparte unas cucharitas para que sus agasajados puedan entrarle a la fruta.

Lo importante es que después de un añito movidito como este 2012 que se cierra brinde con ganas en la Navidad. Salvo que el viernes se termine el mundo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *