viernes , 22 de noviembre, 2019

Recetas Prácticas: Pechugas rellenas por José de la Olla

Uno de mis mozos en la trattoria que supimos tener en la avenida Sabattini está trabajando en el comedor de la Fiat y ayer estuvo muy cerca de la Presidenta. Me lo cruce anoche y estaba muy emocionado. Es más, se le caían las lágrimas y temblaba.

Cuando le pregunté si eso le provocaba haber estado al lado de Cristina unos segundos, se sorprendió y me dijo que lo que lo tenía así era el ascenso de Talleres, que hacía del lunes que no dormía, que estuvo en el Kempes, en el Patio Olmos y no sé en cuántos bares y tugurios.

Yo quería que me contase de la Presidenta, de la comitiva, de Scotto, pero él sólo quería hablar de su Talleres. Me mostró la remera albiazul que tenía puesta debajo de la chaqueta blanca en la planta de Fiat y lo único que me dijo es que Talleres tiene los mismos colores que el club del cual es hincha Cristina: Gimnasia y Esgrima de La Plata. Los dos están en la B.

Con este hombre tan excitado y sin que nadie lo considere una alusión, me puse a pensar en unas ricas pechugas rellenas, que paso a compartir con ustedes.

Limpiamos bien las pechugas, como limpiaron La Rosadita después de la denuncia de Lanata, y le hacemos un prolijo corte en el medio, de modo que quede como una bolsa para rellenar. Una bolsa de menos tamaño de esas bien pesadas que andaban por la Rosada y Olivos. Y salpimentamos.

Para el relleno, ponemos una feta de jamón crudo, le agregamos encima unas hojas de rúcula, unos tomates secos hidratados en agua caliente y una feta de queso. Enrollamos bien. Como están enrollando algunas encuestas para el armado de las listas de candidatos.

Colocamos el relleno en la pechuga y cerramos bien con unos palillos. Para que no se escape nada, no como le está pasando a De la Sota que se les escurren peronistas y les arman boletas para octubre.

En una sartén bien caliente, sellamos bien las pechugas y le vamos agregando un preparado de caldo de ave, jugo de naranja y vino blanco hasta que reduzca bien. Como se reduce la paciencia de algunos cordobeses con los servicios municipales que no se prestan.

La podemos acompañar con una fresca ensalada o un cremoso puré. Y la comemos pensando que alguna vez Córdoba volverá a tener sus principales equipos en Primera. O no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *