lunes , 18 de noviembre, 2019

Recetas prácticas: pechugas al limón por José de la Olla

Me crucé con un escribano que venía a almorzar todos los días al comedor que tuve en la calle Obispo Trejo. Siempre impecable el hombre, lo primero que me dijo es que no podía creer que alguien que falsea un 08 pudiera llegar a ser vicepresidente.

Le dije que había cosas peores pero estaba muy obsesionado con el tema. Lo mismo me contó que cada vez firmaba menos escrituras de casas y cada vez más notificaciones de despido.

Me quedé preocupado y mientras pensaba, el hermoso solcito de invierno de la peatonal me recordó estas deliciosas pechugas al limón.

Cortamos las pechugas de pollo tipo suprema y las aplastamos bien. Como intenta aplastar De la Sota cualquier intento de acuerdo en la oposición cordobesa.

Salpimentamos las pechugas y las pasamos por harina primero, huevo batido después y pan rallado al final. Tan rallado como los repetidos conflictos gremiales en la Municipalidad de Córdoba.

Freímos cada pieza unos tres minutos de cada lado, retiramos y ponemos sobre papel absorbente para retirar exceso de grasa. Como si alguien pudiese retirar el exceso de personal en la administración pública.

Paralelamente, exprimimos tres o cuatro limones, mezclamos con agua y azúcar y lo dejamos reducir a unos 10 minutos en una cacerola a fuego bajo. No tan bajo como la cantidad de kirchneristas que salieron a apoyar a Scotto.

Le agregamos media cucharadita de maicena diluida en agua tibia para que tome consistencia y con ese preparado cubrimos las supremas. Mejor cubierta que la retirada K en Tribunales.

Decoramos con unas rodajas y de limón y servimos con puré o con arroz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *