martes , 15 de octubre, 2019
Ensalada Waldorf

Recetas Prácticas – Ensalada Waldorf, por José de la Olla

El fin de semana recibí un mail de un muchacho que supo ser lavaplatos y mozo en una fonda que supe tener hace unos cuantos años. Este joven se fue para Estados Unidos a probar suerte tiempo atrás y me contaba que no tuvo suerte de preguntarle nada a Cristina, sencillamente porque nunca pudo inscribirse en ninguna universidad, por la simple razón de que se fue de Argentina sin terminar el secundario. Lo que sí, le fue más o bien en la gastronomía. Hoy vive en Nueva York y es asistente de cocina en un lujoso restaurante en Madison Avenue y 53, en el corazón de Manhattan.

En el mail me contaba que la vio a la Presidenta por televisión, que la notó un poco nerviosa y me preguntaba por qué nos sorprende tanto en la Argentina que una mandataria conteste preguntas. Cuando le respondía, me acordé de que hay pocos platos típicos de NY, una ciudad que absorbe las tradiciones gastronómicas de todas las etnias que la habitan. Uno de eso es la ensalda Waldorf, inventada por un chef de ese hotel allá a finales del siglo 19.

Así que, como no estamos en La Matanza, vamos a prepararnos para el verano con la ensalada neoyorquina. Cortamos en cubos pequeños manzanas verdes y la rociamos con jugo de limón para que no se oxiden. Como está oxidando la nueva terminal de ómnibus de Córdoba, que casi ni se usa y que cuando Schiaretti quiera ser candidato vaya a saber si funciona.

Picamos unas nueces, cortamos bien finito unos tallos de apio y en juliana unas hojas de repollo blanco. Vamos poniendo todo en un mismo bols. Como están poniendo los K todos juntos a los flancos que tiene De la Sota abiertos, tanto judiciales como de gestión.

Hacemos una buena mayonesa casera (un huevo o dos yemas, jugo de un limón, granos de mostaza, sal, pimienta y aceite hasta que emulsione bien mientras batimos o procesamos), y le agregamos dos toques que le darán personalidad a nuestra ensalada: unos trocitos de queso Roquefort y unas pasas de uva. Sabor intenso y algo de dulzor. Como las encuestas que miden la imagen de Mestre, Schiaretti, Juez, Aguad, De la Sota y otros. Tan arriba en la positiva como en la negativa.

Si quiere suavizamos el aderezo, puede usar crema o queso crema. Llevamos unos minutos a la heladera y servimos. Sin muchas preguntas. Mire lo mal que la pasa Cristina por andar respondiendo a los estudiantes universitarios en Estados Unidos. Le hubiese ido mejor ir a ver a mi joven amigo ayudante de cocina en Madison Av. Al menos le hubiese preparado una ensaladita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *