viernes , 14 de diciembre, 2018

Recetas prácticas: Croquetas de pollo

Me dediqué el fin de semana largo a caminar. Encontré gente conocida en las paradas de colectivos bastante desconcertada. Una de ellas fue una moza de mis últimos restaurantes, que no tenía claro cómo volverse del centro a Poeta Lugones. Mientras mirábamos una cartilla que imprimió hace poco la Municipalidad pero que ya está desactualizada, me contó que está muy enojada con los maestros que no empiezan las clases y que no sabe más que hacer con sus chicos en la casa.

Seguí caminando y mirando esas caras de desorientación, que hace rato le hace caso al pedido de paciencia que hizo el intendente.

Y aunque no empiecen las clases, me pareció que podemos compartir algo para los más chicos.

Así qué vamos con unas croquetas de pollo.

En una sartén rehogamos cebolla y ajo bien picados, y agregamos harina en forma de lluvia y un chorro de leche tibia, lo que mezclamos en forma permanente para que no queden grumos. Como los más que grumos que están quedando en esa revoltija permanente que es el escándalo CBI.

Hervimos una pechuga de pollo con sal y unas hojas de laurel, para que suelte un aroma mejor que el que larga ese caso.

Colamos la pechuga y la cortamos bien finita con un cuchillo filoso hasta que quede bien picada. Como quedó picado el viaje de Mestre a Rusia para comprar troles que se venden en Argentina.

En una sartén mezclamos bien el pollo picado con la salsa que hicimos antes hasta que se integre bien. Como insiste integrarse De la Sota entre los candidatos presidenciales aunque siga sin aparecer en las encuestas.

Dejamos enfriar y hacemos bollos bien pequeños, los que pasamos por pan rallado, huevo batido y de nuevo pan rallado. Bien rebozado, como quiere Cristina que no le corten más las rutas y calles.

Llevamos las croquetitas a aceite bien caliente hasta que estén doraditas, como los automovilistas que se acercan a un surtidor.

Retiramos pasamos por un papel absorbente y estamos listos para que los chicos empiecen las clases, haya o no paro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *