lunes , 16 de septiembre, 2019

Recetas prácticas: Costillas de cerdo laqueadas

Iba caminando por el centro y me crucé con un viejo cliente. Lo primero que me dijo es que la ciudad está mejor sin inspectores de tránsito. Yo no había reparado en el detalle, pero sí me quedé pensando en que si llegan a parar una semana los choferes, los recolectores de residuos u otros empleados, todo sería un caos pero que este paro de los llamados “zorros grises” casi ni se siente.

Hablamos un par de cuestiones más y antes de despedirse me recordó aquellas costillitas de cerdo laqueadas que sabíamos preparar en el comedor que teníamos en la avenida Colón. Así que las comparto con ustedes.

Arrancamos con la preparación del laquedao. Ponemos en un bols, dientes de ajo machados, miel, salsa de soja, jengibre rallado, clavo de olor, pimienta molida, y mezclamos bien. Como se mezclan peronistas y no tan peronistas alrededor de Massa.

Cortamos las costillas cada una y las cubrimos con ese adobo.Tan cubiertas como los buzones de reclamos de la Epec.

Tapamos el recipiente y dejamos unas cuantas horas en la heladera para que macere. Como hay algunos que quieren que macere un acuerdo radical-juecista-macrista y otros tantos que no.

Escurrimos las costillas y las acomodamos en una fuente de horno. Tan acomodados como los familiares de los funcionarios judiciales para conseguir trabajo.

Vamos a horno fuerte entre 45 minutos a una hora, agregándole el adobo de cuando en cuando. Como se agregan las sospechas sobre las sociedades de Cristina en el sur.

Servimos acompañado de la guarnición que usted prefiera. Como si fuese el cuarto oscuro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *