jueves , 22 de agosto, 2019

Recetas prácticas: Colita de cuadril al horno por José de la Olla

Estaba haciendo la cola en el supermercado y en la caja de al lado estaba un carnicero que me solía proveer en una de las parrillas que tuve. Me contó que no le está yendo muy bien, que la gente come cada vez menos carne y que la inflación lo está matando.

Le pregunté si con la tarjeta única que quiere Moreno para todos los súper se podía mejorar algo, y la carcajada del carnicero fue tapada por risotadas y algún que otro insulto de los que hacían la cola y de un par de cajeras.

La cuestión es que mi inocente pregunta se desató una especie de asamblea popular, donde cada uno usaba su carrito como si fuese un atril o una banca para hacer los discursos. Lo único que logré fue demorar lo demorado que venía la cola y terminé pagando en efectivo para no seguir escuchando a la cajera quejarse de los precios, las condiciones de trabajo y no sé cuántas cosas más.

Me fui pensando en el lamento de mi carnicero y en honor al consumo de nuestra gloriosa carne vacuna, se me ocurrió compartir con ustedes una colita de cuadril al horno.

Prendemos el horno y dejamos que levante temperatura, como levanta la pelea Cristina-Scioli con todo lo que ello implica.

Ponemos en un recipiente aceite, ajos machacados, ají molido, sal y pimienta. Con una hojita de romero, pincelamos bien la carne. Para que quede tan doradita y sabrosa como la publicidad del Carnaval Cuartetero que parece costó lo mismo que el Gobierno había dicho costaba todo el Carnaval.

Cortamos en trozos generosos una batata, una papa y un par de zanahorias, y la verdura que a usted más le guste. Acomodamos en una fuente de horno, la carne en el centro y las verduras a los costados. O sea, todos en la misma fuente, no como los peronistas de Córdoba que cada uno quiere tener su lista propia.

Le agregamos lo que nos sobró del aceite condimentado y mandamos todo al horno bien fuerte. Como parece será fuerte la resistencia de la UTA a la privatización de la Tamse.

A los 15 minutos, retiramos y rociamos con una taza de caldo de verdura y dejamos otros 30 minutos en el horno. Tan al horno como los que tienen que pagar agua, luz, peajes y demás con aumentos.

Retiramos, acomodamos en una fuente, cortamos en porciones generosas, destapamos un tinto, al menos hasta que Moreno decida qué debemos beber con la comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *