lunes , 18 de noviembre, 2019

Recetas prácticas: Camarones con leche de coco por José de la Olla

Estaba el domingo a la tardecita con unos amigos en el patio de casa, fileteando una tapa de asado frío del mediodía para comer con mostaza y bajar con una cerveza helada, y cayó un muchacho que supo ser mozo en un restaurante que tuvimos en Nono una temporada, al que se le hizo medio tarde llegar al asado. Nos tiró un dato para sumar a nuestra picada dominical: un primo segundo de él fue uno de los choferes del carnaval cuartetero.

Resulta que un tío medio lejano se fue hace unos cuantos años a Brasil a probar suerte un verano y un chiringuito de la playa conoció una bahiana que lo deslumbró. Unos meses después nacía el que ahora es chófer de los tríos eléctricos. Nos contó que le pusieron como 15 días de ida y tenían previsto otros tantos de vuelta, que en la Aduana estuvieron casi un día, que los alojaron en muy buenos hoteles, que le gustó Córdoba y una sarta de cosas más. Pero no nos quiso contar cuánto le salió a la Provincia el lujito de traer camiones desde Salvador de Bahía. O sea, hasta mis amigos ocultan esos datos que capaz debieran ser públicos.

El tema es que entre cerveza y cerveza compensó su silencio sobre los morlacos con una muy detallada descripción del encuentro entre su tío lejano y la bahiana. En ese momento, se me ocurrió que era momento de un plato con sabor a Brasil y me acordé de unos sencillos camarones con leche de coco que solíamos hacer en una cantinita que tuvimos en un parador del San Roque.

Cebollita, ajo, pimiento, todo picado bien fino y rehogado en aceite caliente. Como se calentaron los delasotistas con el intendente de Cosquín que se volvió a hacer K después de que le dieran un conchabo de seis meses en la Provincia.

Un par de copas de vino blanco y que levante. Como levantó la temporada al ritmo de las internas que hay en la Municipalidad de Carlos Paz en pleno verano. Le agregamos unos tomates pelados cortados en cubos y cocinamos unos minutos. Muchísimos menos de los que lleva al Gobierno provincial mostrar el balance del carnaval.

Le ponemos una botella de cuarto litro de leche de coco, que se compra en los súper, y dejamos hervir a fuego lento hasta que se espese. Como se está espesando el tema del ex Batallón.

Le agregamos los camarones pelados y en dos minutos está listo para servir. Mucho más rápido que un viaje de Córdoba a Bahía en camiones-escenarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *