domingo , 15 de septiembre, 2019

Recetas Prácticas – Bifecito de Entraña, por José de la Olla

Pasó la Semana Santa y es un buen momento para regresar a un corte bien jugoso de carne. No se preocupe, este plato le va a costar mucho menos de que lo cuesta como contribuyente de la provincia de Córdoba bancar la campaña del PJ en Río Cuarto.

Vamos por un bien bife de entraña, le pedimos al carnicero que nos busque de algún animal joven, que le saque toda la nervadura y grasa. O lo hace usted a esa tarea, o se lo pide a Vandenbroele que lo haga.

Ponemos el trozo de carne a macerar en aceite (puede ser de oliva, de girasol o un poco de cada uno), unos cuantos dientes de ajo machacados, unos granos de pimienta aplastados y unas hojitas de alguna aromática como salvia, romero o tomillo. Cubrimos toda la carne y dejamos unas cuantas horas que macere. Mientras tanto, es probable que algún servicio municipal se reestablezca o colapse, o que no pase nada, que sigue siendo tan grave como si pasase.

En un grill o una plancha a fuego bien fuerte, ponemos el bife, previo salarlo con unos granos de sal gruesa. Se dora de un lado, vuelta, le agregamos parte del jugo de la maceración, se dora del otro. Y listo para servir. Tiene que estar bien, bien jugoso por dentro. Hay algunos que lo prefieren casi sangrante, como esos funcionarios provinciales que no entienden bien que hacen yendo dos o tres veces por semana a Río Cuarto a respaldar al cardiólogo sin carisma, pero con dinero.

Lo acompañamos con una ensalada de rúcula y parmesano, o unas verduritas al wok o una papa al vapor con oliva y pimentón. De fondo, le sugiero ponga la Mancha del Rolando, esa banda que hace rato no imprime ningún disco. O como sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *