domingo , 15 de septiembre, 2019

La cocina de la política: Matambre al verdeo por José de la Olla

Estuvo muy bueno el asado que compartimos viejos amigos el domingo pasado. Buena carne, bien asada, rica y abundante vino, postre regado con fernet, guitarreada y truco hasta entrada la tarde.

El que más se destacó es un amigo al que no veía del secundario y que se transformó ahora en un gran, pero gran, contador de historias y chistes. Nos reímos a más no poder y recién al sentarme a escribir la receta de hoy, caigo en la cuenta de que podría ser candidato. Les aseguro que es mejor que Del Sel o Cacho, sólo le falta un poco de promoción.

Del asado, lo que me gustó más fue un tiernísimo matambre al verdeo, que paso a compartir con ustedes.

La clave es tener un carnicero de mucha confianza para que le venda un matambre bien tierno. Como la confianza que parece tenerle Aguad a Juez en la campaña.

Salamos por ambos lados apenas antes de poner a la parrilla y lo acomodamos con el lado de la grasa para abajo con abundante brasa. Que esté tan caliente como De la Sota con Cacho Buenaventura después de que se hizo K.

Cuando esté bien dorado, lo damos vuelta, como se dan vuelta varios ante cada campaña.

Previamente, preparamos en un bols cebolla de verdeo cortada bien fina, que maceramos con pimienta machada, jugo de limón, vino blanco y un toquecito de ají picante. Tan picante como pinta la pelea entre Schiaretti, Aguad y Accastello.

Le ponemos el verdeo sobre la parte ya asada del matambre y dejamos en la parrilla hasta que la carne esté a punto. Como espera Mestre que su gestión se ponga a punto.

Cortamos en tiras finas, tan finas como cortaron la lista radicales, macristas y juecistas.

Y a disfrutar, con un buen contador de chiste en la mesa. Y en la boleta, si quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *