martes , 17 de septiembre, 2019

La cocina de la política: Guiso de porotos por José de la Olla

Me junté con amigos el domingo y la discusión se había puesto muy tensa por la cuestión de las elecciones, así que uno se le ocurrió prender la tele para ver un rato de fútbol y aflojar un poco. Agarramos a la mitad el partido de Belgrano, vimos todos los tumultos finales, nos enteramos de la suspensión de River-Tigre por la muerte de un jugador de Paraná, así que decidimos volver a la política.

En el medio de los cruces, alguien me apuntó que por fin había llegado el frío y ahí me alejé de toda la discusión electoral y futbolera y me puse a pensar en este guiso de porotos, que comparto con ustedes.

Empezamos reahogando cebolla, ajo, pimiento y apio, bien picados todos, con unos cubos de panceta hasta que estén dorados. Como la campaña de Accastello, que aparece por ahora como la más doradita de recursos.

Levantamos con un chorro de vino tinto y dejamos que evapore. Como se evaporan las chances de Massa en cada encuesta que aparece.

Agregamos caldo de verdura, los porotos, unas hojas de laurel, tomillo, sal y pimienta. Y cuando empiece a hervir ponemos a fuego lento. Tan lento como el arranque de la campaña de Aguad.

Después de una media hora de hervor, agregamos chorizo colorado, zanahorias y papas en cubos. Y revolvemos a cada rato. Como revuelve Schiaretti en el radicalismo para encontrar enojados que se quieran sumar.

Dejamos cocinar otros 20 minutos y agregamos tomates cortados en cubo, ajo picado, pimentón y un ají bien picante. Para que tome color y calor como las asambleas de vecinos reclamando por la seguridad.

Dejamos hervir otros 20 minutos y tenemos listo nuestro guiso de porotos. Sin relación con algunas candidaturas, claro está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *