martes , 23 de julio, 2019

Una historia de amor única: Un actor neoyorkino se suicidó porque tuvo que matar a su perro

Como un Judas que se arrepintió de traicionar a quien más confiaba en él, un actor neoyorkino se suicidó a los pocos días de haber permitido que su perro recibiera una inyección letal.
El cuerpo sin vida del actor de telenovelas Nick Santino fue encontrado el sábado pasado en su departamento del Upper West Side, informó el sitio The New York Post. La Policía local informó que murió a causa de una sobredosis de píldoras en el día de su cumpleaños número 47 y que en su nota suicida dejó expresado el motivo de su decisión.
“Hoy traicioné a mi mejor amigo. Rocco confiaba en mí y yo le fallé. No merecía esto”, sentenció Santino en su mensaje, escrito el martes pasado tras la ejecución de su mascota, un perro raza Pittbull adulto.
La raza Pittbull había sido prohibida en 2012 por los dueños del edificio donde vivía el actor, que está ubicado a pocos metros del Lincoln Center. La medida no afectaba a los inquilinos que ya tuvieran ese tipo de perro, como en el caso de Santino y Rocco, pero los vecinos del hombre aseguraron que los administradores del inmueble lo presionaron para que se deshiciera de él.
Al parecer, el actor cedió este año a los pedidos insistentes de la administración y estaba “lleno de remordimiento” por haber puesto adormir a su mascota. “Yo no rescaté a Rocco, él me rescató a mí”, había explicado en su perfil de la red Social de Facebook.
Santino había actuado en las novelas “All my children” y “Guiding light” y más recientemente había aparecido en series como “Gossip girl” o “Royal pains”. Su última llamada telefónica fue para su ex novia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *