viernes , 23 de agosto, 2019

Nuevas pelis para el fin de semana largo

Para este fin de semana “extra-large” las grandes salas de cines ofrecen dos nuevos estrenos para toda la familia, aunque siguen en cartelera muchos largometrajes estrenados la semana anterior. Por su parte, el Cineclub Municipal Hugo del Carril repasa la carrera cinematográfica del actor estadounidense Harold Lloyd para los nostálgicos que gustan del cine mudo en blanco y negro.

Monsters University

Desde que, el ahora casi universitario Mike Wazowski, era un pequeño monstruo, soñaba con convertirse en asustador profesional; y él, mejor que nadie, sabe que los mejores asustadores provienen de Monsters University. Pero durante su primer semestre en MU, los planes de Mike son frustrados cuando se cruza con el as de los sustos James P. Sullivan “Sulley”: un asustador nato. El descontrolado espíritu competitivo de ambos hace que acaben siendo expulsados del Programa de Sustos de élite de la Universidad. Y, para peor, ambos se dan cuenta de que si pretenden enmendar las cosas, deberán trabajar juntos con una extraña banda de monstruos inadaptados.

Guerra Mundial Z

Gerry Lane, empleado de las Naciones Unidas viaja alrededor del mundo en una carrera contra el tiempo para detener una pandemia zombie que se está llevando por delante a los ejércitos y gobiernos del mundo y amenaza con destruir a la humanidad misma.

Harold Lloyd, el hombre mosca

Desconocido para el gran público actual, sus películas ausentes de la televisión durante décadas, convertido en un secreto de cinéfilos desde su retiro en 1938, Harold Lloyd fue el tercer gran cómico de la era muda, junto a Charles Chaplin y Buster Keaton, y el hombre que sentó las bases de la comedia romántica tal como la conocemos.

Tres cómicos fundamentales dominaron la era en que se consolidó la hegemonía estadounidense sobre la industria cinematográfica: el imbatible Charles Chaplin, el sorprendente Buster Keaton y el hoy prácticamente ignoto Harold Lloyd. El olvido, como suele suceder en estos casos, resulta imperdonable, sobre todo si se tiene en cuenta que, además de sus más de 200 películas, que lo convirtieron en el más comercialmente exitoso de su tiempo, Lloyd habría de ser también el más significativo del trío a la hora de definir los lineamientos de la comedia clásica (vale decir, del futuro del entretenimiento mundial). En efecto, mientras que la producción de Chaplin se construye desde una estética absolutamente personal e intransferible, a mitad de camino entre el novedoso invento y el viejo teatro de vodevil, y el impávido Keaton tiene arranques tan radicales que no pocos aceptan clasificarlo del lado de las vanguardias (como hacían, ya en su época, los propios surrealistas), la comedia brillante de Lloyd establece los parámetros de todo aquello que de allí en más se entenderá por comedia visual en Hollywood: organización milimétrica de la acción, riguroso control del tiempo, invisibilidad del procedimiento, verosimilitud costumbrista en lo concerniente a personajes y decorados y, de manera fundamental, la aparición de un tipo cómico representativo del público medio estadounidense (que el cine se encargará de difundir como el prototipo del individuo de la clase media industrializada).

Películas que se proyectarán: El hombre mosca, El tenorio tímido, El hermanito, El estudiante novato, Relámpago, Ay, mi madre + La caza del zorro, ¡Venga, alegría!, Cinemanía.

Para ver días y horarios, entrar aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *