miércoles , 11 de diciembre, 2019

El desmayo de Loly Antoniale en el desfile de los hermanos Vernucci en Carlos Paz. Imágenes exclusivas

Sucedió en la segunda parte del desfile, ya que en la noche del lunes un vendaval de lluvia y viento hizo que la presentación se suspendiera para el martes a las 14 horas. El desfile se llevó a cabo en los Jardines Municipales de la Villa serrana. El calor del verano cordobés con un termómetro que pasó los 30 grados hizo  que mucha gente, sufriera con estas elevadas temperaturas. Pero Mariana Antoniale tenía motivos más que suficientes para estar nerviosa. Todos dijeron “se deshidrató”. Pero lo cierto y concreto es que la  artista estaba atravesando un momento difícil en su vida. Anoche estuvo en el desfile, de ahí cumplió con otros compromisos en lugares nocturnos de Villa Carlos Paz, pero al mismo tiempo recibió la noticia que le habían desvalijado su casa que ocupa en su casa paterna de Córdoba Capital. Este martes llegó al municipio con los nervios del robo, sin dormir y, seguramente, sin comer. Eso le jugó en contra en una de sus pasadas por la pasarela y cuando estaba en la mitad de la misma cayó desplomada al piso. Un susto mayúsculo para todos los espectadores y organizadores. Mariano Iúdica, que oficiaba de maestro de ceremonias, inmediatamente dejó su lugar y corrió en su auxilio. La llevaron a los improvisados camarines y un grupo de médicos constató que el desmayo no pasó a mayores e inmediatamente la trasladaron a su domicilio.
El robo
Según datos que pudimos recoger, la modelo fue sorprendida por un grupo de delincuentes que ingresó en su vivienda.Al ver a los delincuentes, Loly se escondió rápidamente abajo de su cama y se lastimó una de sus rodillas.
En ese instante, la madre de la modelo empezó a gritar y los malvivientes se dieron a la fuga, sin lograr llevarse ningún elemento de valor.
Loly se encontraba en estado de shock por el pésimo momento que le tocó atravesar.
Las primeras informaciones indicaban que Antoniale había sido golpeada brutalmente, algo que por suerte no ocurrió.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *