martes , 15 de octubre, 2019

Conciertos del Día del Niño en el Teatro del Libertador

La Orquesta Sinfónica presentará un repertorio especialmente escogido para los chicos: “La Bella y la Bestia” y “El aprendiz de hechicero”. Participarán diez bailarines. La entrada es gratuita y se podrá retirar desde el martes próximo.

La Orquesta Sinfónica preparó un repertorio especial para celebrar el Día del Niño, que presentará el sábado 17 y domingo 18, a las 16, en el Teatro del Libertador (Vélez Sarsfield 365), con entrada gratuita. La actividad forma parte de la programación de la Agencia Córdoba Cultura para homenajear a los chicos en agosto.

El concierto estará compuesto por la obra “La Bella y la Bestia”, de Richard Strauss. Se trata de una pieza con pasajes clarinete, fagot, orquesta de cuerdas y arpa, y la actuación de los solistas David Antezana (clarinete) y Fabián Contreras (fagot).

En la segunda parte la orquesta interpretará “El aprendiz de hechicero” de Paul Dukas, con la participación de 10 bailarines y actores. La puesta en escena estará a cargo de Verónica Aguada Bertea.

La entrada gratis se pueden retirar en la boletería del Teatro en Vélez Sarsfield 365, de martes a sábados de 9 a 14 y de 15 a 20.

La Bella y la Bestia  

La obra de Richard Strauss relata el encuentro entre Bella y Bestia. Bella pasó su vida soñando con amar a un príncipe hermoso y encantador. Un día, paseando por el bosque, se encuentra frente a una gigantesca bestia, que entre sustos y risas le enseña y hace comprender que el amor no se fía de apariencias, sino que se siente pleno cuando se mira con el corazón. La música en esta obra resulta muy descriptiva, pues el sonido del fagot es asociado a la bestia, mientras que el clarinete nos remite a la bella. El lenguaje musical a su vez dialoga con un narrador en vivo, y con proyecciones de un video stop-motion.

El aprendiz de hechicero 

Esta composición musical cuenta la leyenda de un hechicero y su aprendiz. Este último, un muchachito muy inteligente y muy ansioso por aprender su oficio, desgraciadamente empieza por poner en práctica algunas de las más complejas artes mágicas antes de aprender a dominarlas por completo. Frente a la pereza de cumplir con la labor encomendada por el hechicero, la costura de una capa, el aprendiz da vida a una costurera/aguja que lo reemplace. La magia se le va de las manos y no logra contenerla, hasta que finalmente interviene el hechicero, quien con algunos juegos musicales logra resolver la situación, y le enseña al aprendiz su lección: el camino más simple a veces resulta engañoso.

(Fuente: Gobierno de la Provincia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *