Viernes , 15 de Diciembre, 2017

A los 81 años, murió Federico Luppi

El actor había sido operado hace unos meses de un coágulo en la cabeza a raíz de un accidente doméstico.

A los 81 años, el actor argentino Federico Luppi murió ayer en la Fundación Favaloro donde permanecía internado.

El deceso del artista se produce a pocos meses de haber sido operado de un coágulo en la cabeza como consecuencia de un accidente doméstico al golpearse contra la mesa de luz.

Luooi llegó al cine a mediados de los años 60 en la película “Pajarito Gómez”de Rodolfo Kuhn llamada.

Tras una larga carrera que le convirtió en uno de los actores más importantes de Argentina, los trabajos con Guillermo del Toro lo impulsaron internacionalmente con películas como, por ejemplo, “Cronos” (1993) un “thriller” que recibió las distinciones del Premio de la Crítica de Cannes y el Premio al Mejor Actor del Festival de Sitges, entre otras. Más tarde Del Toro y Luppi compartieron créditos en “El Espinazo Del Diablo” (2001) y “El Laberinto Del Fauno” (2006).

Luppi fue el actor argentino con más Premios Cóndor de Plata al mejor actor, que ganó seis veces.

Su filmografía incluye títulos como “La revolución” (1973), de Raúl de la Torre; “Tiempo de revancha” (1982), de Adolfo Aristarain; “No habrá más penas ni olvido” (1983), de Héctor Olivera; o “La vieja música” (1985), de Mario Camus.

En 1992 protagonizó la película de Adolfo Aristarain “Un lugar en el mundo”, que fue Concha de Oro en el Festival de San Sebastián y Goya a la mejor película extranjera de lengua hispana.

Dos años después volvió a rodar con Aristarain, esta vez “La ley de la frontera”, e intervino en el filme de Agustín Díaz Yáñez “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto”. Por su interpretación de villano en este último, Luppi recibió un Premio Ondas.

Sus siguientes apariciones fueron “Extasis” (1996), de Mariano Barroso; “Sol de otoño” (1996), de Eduardo Mignona, cuya cinta fue Goya a la mejor película extranjera y supuso a Luppi el Premio al mejor actor del Festival Internacional de Cine y TV de Cartagena.

En 1997 llegó la coproducción hispano-argentina “Martin (Hache)”, trabajo que le valió la Concha de Plata del Festival donostiarra.

Tras la película de Juan José Jusid “Bajo bandera” (1997) protagonizó “Frontera sur” (1998), coproducción hispanoargentina de Gerardo Herrero .

Su filmografía continúa con cintas como “Lisboa” (1999), “Las huellas borradas” (1999); “Divertimento” (2000), protagonizada junto a Francisco Rabal; “El espinazo del diablo” (2001), de Guillermo del Toro; “Lugares comunes” (2002), de Lorenzo Aristarain; “El último tren” (2002), de Diego Arsuaga, con Héctor Alterio y José Soriano; “Incautos” (2003), de Miguel Bardem; o “El lugar donde estuvo el paraíso” (2004), de Gerardo Herrero.

Les siguieron, “El buen destino” (2005), “El viento” (2005), “Cara de queso” (2006) y “El laberinto del fauno” (2006), dirigida por Guillermo del Toro; “Que parezca un accidente” (2008), “Ese beso” (2008), o “Verano amargo” (2009).

Sus últimos papeles fueron “Sin retorno” (2010), “Cuatro de copas” (2011), ‘Inevitable’ (2014) ‘Magallanes’ (2016) ‘Al final del túnel’ (2016) o ‘Nieve Negra’ (2017), dirigida por Martín Hodara.

También incurrió en la dirección con el largometraje “Pasos” (2005), protagonizado por Ana Fernández y Alberto Jiménez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *