jueves , 18 de julio, 2019

Anoche se despidió Graduados con un Gran Rex colmado

Con la conducción de Marley, se realizó la transmisión en vivo del último programa de Graduados desde el teatro Gran Rex, en un clima de festividad plena y lleno de jóvenes y familias.

La tira escrita por Ernesto Korovsky, Silvina Frejdkes y Alejandro Quesada, con dirección de Miguel Colom, narró la historia de Loli Falsini (Dupláa) y Andrés Goddzer (Hendler), dos compañeros de secundario quienes se miraban con ganas desde lejos, para descubrir 20 años después que tienen un hijo, una verdad de las pocas capaces de cambiar la vida.

El cuento concluyó en el mismo escenario donde había comenzado, una fiesta del colegio secundario, sólo que 20 años después, donde cada enamorado terminó en los brazos donde deseaba recalar, para delicia de una platea feliz, libre de histerias.

En el capítulo anterior Loli se había ido de viaje a Europa para encontrarse con sí misma. Varios meses después, cuando regresó, eligió ese amor fugaz que había tenido hace 20 años, Andy Gotzer. Una vez más se escapan de la fiesta pero esta vez bajo la conmovida mirada del hijo de ambos.

El amor incluso alcanzó al consagratorio doble personaje de Isabel Macedo (Patricia en su versión estilizada y ejecutiva y la obesa Jimena en la escuela y en el desenlace) que armó una pareja feliz con Pablo (Luciano Cáceres), el ex de Loli, quien se disculpó por tanto maltrato cuando iban al colegio.

La recreación en espejo de algunas historias, como la de los padres judíos de Goddzer (los geniales Mirtha Busnelli y Roberto Carnaghi) parecen continuarse en el matrimonio de Gaby (Urtizberea), la hija de ambos con Marito (Sabbagh) un buen chico de la cole.

Mientras, Tuca Pardo y la incorrecta psiquiatra Vicky no sólo terminaron juntos, sino que esperan un hijo juntos. Guille sigue en pareja y hasta el primo Dany salió a pasear un perro y terminó con novia e hija incluida. La única que sigue sola, pero plena y tranquila, es Vero. Y el mujeriego Augusto.

Por el lado de los mayores, el bondadoso y sigiloso Clemente Falsini formalizó con la madre de Luna, la novia de Martín.

Las grandes ausencias se hicieron notar, ya que Mex Urtizbere, la talentosa Paola Barrientos y Julieta Ortega, no se hicieron presentes en el teatro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *