miércoles , 21 de agosto, 2019

Volvió la “importación cero”

Las decisiones que toma el Gobierno para conseguir dólares para importaciones y reservas -prioridad número uno de la gestión-se contradicen con metas centrales del modelo, como alentar la exportación de productos con valor agregado y la entrega de ayuda social.

Los magros resultados de la balanza comercial en lo que va del año (el superávit cayó 33,8% en 5 meses respecto del mismo período de 2012), hicieron que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, volviera a cerrar por completo el ingreso de ciertos bienes, a fin de cuidar las divisas. Así, no entran bienes de capital e insumos clave para pymes que también exportan bienes con valor agregado; y tampoco ingresan insumos que necesitan las obras de los trabajadores comprendidos en planes sociales, como podadoras, motosierras, fumigadoras y cortacéspedes para cooperativas y municipios, dentro del plan Argentina Trabaja.

Las órdenes de compra detenidas incluyen insumos para laboratorios de las industrias alimenticia, farmacéutica, minera, automotriz, obras viales (públicas nacionales y provinciales), construcción, cámaras digitales, pendrives y otros para la industria vitivinícola, además de herramientas para la instalación de, por ejemplo, un laboratorio en Pilar dedicado a la sustitución de importaciones de medicamentos oncológicos -para el tratamiento de cáncer-.

Las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI), un formulario que adelanta información de lo que se pretende ingresar al país, deben ser autorizadas por las secretarías de Comercio Exterior e Interior, no tienen fecha máxima para su aprobación -como si la tenían las extintas licencias no automáticas de importación- y por eso algunas descansan sobre los escritorios, mails y cajones desde enero de este año.

Entre las más perjudicadas están las pyme, según explicó el director de relaciones institucionales de la Cámara de Importadores, Miguel Ponce, que aseguró que “las grandes empresas por lo general no tienen mayores problemas”.

“Con las DJAI seguimos recibiendo quejas de empresas a las que le han sido demoradas las declaraciones, en especial empresas que usan las importaciones como insumos para la producción”, explicó por su parte el gerente de la Asociación de Importadores y Exportadores (Aiera), Adriano De Fina.

Los operadores de comercio exterior, en tanto, no encuentran la lógica de qué es lo que puede entrar y qué no. Por un lado, cumplen con el envío de la información por mail y después con el compromiso de compensación de balanzas comerciales -exportar para poder importar- pero “hoy ya no es condición suficiente”, ponderó Ponce.

“Siempre asesoramos a los socios en la presentación de los casos y cuando afecta a un proceso productivo y a la actividad de la fábrica que también exporta”, explicó también De Fina. El freno a los insumos tiene su contrapartida en las exportaciones, que en el segmento pyme “también vienen bastante frenadas”, según lo que muestran los certificados de origen que gestionan las cámaras. “No están creciendo como se esperaba”, explicó el representante de Aiera, que se lo atribuyó a la expansión moderada de Brasil y al resto de la región principal mercado para las ventas de pequeñas y medianas empresas.

Según los números de la balanza comercial de mayo, las importaciones crecieron un 17%. Entre mayo de 2012 y del 2011, en tanto, habían caído un 5%, por lo que parte de la suba está explicado por una recuperación frente a la base con la que se compara y un mayor ingreso de productos frenados en los meses anteriores del mismo año.

Este mes, los despachantes e importadores coinciden en que “está todo muy parado”. Moreno había prometido que durante la primera parte del año se iba a mantener el ritmo de autorización de finales del año pasado para pasar a la “fiesta” en el segundo semestre electoral. En mayo pasado, en tanto, las compras de bienes de capital crecieron 55%. Pero un año antes habían caído un 30 por ciento.

“Hay un penduleo que implica un manejo histérico del comercio exterior”, indicó Ponce. “Antes el esquema marcaba que la diferencia entre exportaciones e importaciones determinaba el saldo del comercio exterior. Hoy la cuenta que hacen en el Gobierno son las exportaciones menos el desbalance energético y menos el saldo deseado. Eso deja un resultado de importaciones muy aleatorio. Hoy son la variable de ajuste”, señaló el representante de la CIRA.

En Comercio Interior empezaron a prestar atención al tema, a tal punto que trabajaron a pesar de los feriados, según empresarios que recibieron llamados para ampliar datos sobre sus importaciones a notadepedido@mecon.gob.ar.

La denunciante de Moreno, sin ingresos. La despachante que denunció a Guillermo Moreno por maltrato, Paula De Conto, sigue siendo víctima del secretario de Comercio Interior, ahora a fuerza de las declaraciones juradas de importación observadas. “Está todo parado”, expresó la demandante que se sumó a las críticas en el marco de la presentación de un libro organizada por Despachantes Argentinos.

“Sigo trabajando y tengo siete empleados. Este mes les pagamos a ellos pero mi socio y yo no cobramos”, relató, en línea con varios de sus colegas, sobre los problemas de tener las operaciones de comercio exterior virtualmente paradas a la espera de una autorización de Comercio Interior.

Hoy la denuncia por “abuso de autoridad, violencia de género y amenazas” contra Moreno quedó en manos del juez Ariel Lijo. “La causa es un pasamanos. La tuvo (Norberto) Oyarbide, Rafecas no la tomó y ahora la tiene Lijo”, explicó De Conto.

Tras la denuncia televisiva por maltrato y amenazas en medio de una caldeada discusión con el funcionario que supuestamente le habría contestado a los gritos, en la declaración judicial, la despachante recapituló que el intercambio siguió hasta que Moreno le dijo: “La invito a retirarse”. Cuando el fiscal preguntó si en algún momento en concreto entendió que Moreno la amenazó, la despachante dijo que no. “Me había amenazado con que no iba a poder trabajar más, que me hablaba en esos términos pero la próxima vez iban a ser otros”, había relatado De Conto por televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *