miércoles , 17 de julio, 2019

Subsidios por $175 millones para Tamse y Crese

Las previsiones económicas de la Municipalidad de Córdoba, respecto del futuro las empresas estatales Tamse y Crese, reparte buenas y malas noticias. Como negativo, surge el dato de que en 2013 ambas demandarán importantes subsidios para poder seguir operando y por una cifra similar a la que cerrarán durante el presente año: alrededor de 175 millones de pesos.
Ese monto equivale, por ejemplo, a la planilla salarial de noviembre pasado de los 10.700 empleados municipales.
¿La buena? Que luego de varios años de crecimiento geométrico –especialmente en Tamse– el monto de los aportes tiende a amesetarse.
Además, en el Ejecutivo esperan que el que viene sea el último año en que las finanzas municipales cargan esa pesada mochila, cuya incidencia debería disminuir –en rigor, el objetivo de máxima del oficialismo es que desaparezca– para 2014. Eso, por la desarticulación de las dos firmas municipales, nacidas en 2002 y 2009, respectivamente.
Las autoridades de Tamse y Crese coinciden en celebrar como un punto a favor el haber logrado al menos “previsibilidad” en la demanda de fondos de esas empresas a la Municipalidad, lo que permite programar mejor el flujo financiero.
En el caso de Tamse, los números de 2012 son similares a los de 2011: 85 millones de pesos en subsidios municipales. Esa paridad de cifras supone que este año se neutralizó el impacto inflacionario en los costos; de lo contrario, la demanda de fondos hubiera sido aún mayor.
A los giros de la Municipalidad, hay que agregar los aportes que Tamse recibió de parte de la Nación, al igual que todas las empresas de transporte.
Según datos del Ministerio del Interior y Transporte, en 2012 ese rubro implicó 122,3 millones de pesos, lo que eleva el total de subsidios cobrados por la empresa –desde ambas jurisdicciones– a 207,3 millones de pesos.
Los fondos nacionales están bastante por encima de lo que percibieron en el mismo período las firmas privadas Coniferal (83,3 millones) y Ciudad de Córdoba (79,2 millones), aunque guardan proporción con la fracción de mercado que atiende cada prestataria.
Tamse sirve a casi un 40 por ciento de los usuarios y se queda con el 43 por ciento de los subsidios nacionales. Además, esos giros blanquean que la firma estatal tiene las líneas menos rentables y que realiza recorridos más largos que sus pares privadas.
Basura residual. Por el lado de Crese, las autoridades municipales en principio prevén para 2013 un escenario similar al corriente año.
Esa empresa estatal demandó 90 millones de pesos en subsidios, aunque con una particularidad: 60 millones se concentraron en el primer semestre, que incluyó –en marzo– la tercerización de servicios a las privadas Lusa y Cotreco.
En este caso, los pagos a las privadas partieron de una base de 37 millones de pesos y ya recibieron dos actualizaciones, ya que una cláusula del contrato las habilita a pedir reajustes cuando sus costos se eleven por encima de un 2,5 por ciento.
Pero los pagos de las facturas correspondientes a esos servicios van por cuerda separada de los subsidios.
Estos últimos tienen que ver, básicamente, con el funcionamiento de Crese residual, que cuenta con 250 empleados para realizar el enterramiento de la basura, limpieza de basurales a cielo abierto, y el mantenimiento de lo centros verdes y la escombrera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *