martes , 22 de octubre, 2019

Petrobras Brasil vale la mitad que hace un año

La acción de la empresa emblema de Brasil quebró este lunes el piso de u$s16 en Wall Street y retrocede un 48% en el último año. Analistas económicos advierten debilidades en la economía brasileña

La presentación del balance anual de 2012 elevó la incertidumbre acerca de la proyección financiera para Petrobras, gigante energético y empresa emblema de Brasil. El papel de la petrolera se situaba a u$s30,14 el 13 de febrero de 2012. Un año después, quebró el piso de u$s16, para concluir este lunes a u$s15,81, con un retroceso de 47,6% en doce meses.

En mayo de 2008, Petrobras se negoció en Nueva York por encima de los u$s72, su precio máximo histórico, antes del derrumbe bursátil por la crisis hipotecaria en los EEUU. Ahora, Petrobras quebró el piso sub-prime de noviembre de 2008, en torno a u$s17, para posicionarse en precios desconocidos desde noviembre de 2005.

“La caída básicamente es fundamental. Petrobras tuvo en los últimos años una caída en los márgenes de negocios. Va mostrando un rendimiento muy chiquito que va deteriorándose período a período. Este año para Petrobras es complicado en términos de negocios, sobre todo en el primer semestre, ya lo dijo su presidente”, apuntó Ariel Squeo, director de ICB Argentina.

Claudio Zuchovicki, gerente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, refiere que “una sociedad anónima, el objetivo que tiene es ganar dinero. Una empresa pública, el objetivo que tiene es el bien público. Muchas veces una buena política para la compañía no es una buena política social y el Estado lo que va a propugnar una la política social. En el corto plazo puede ser (el objetivo de ganar dinero) porque están buscando plata, pero en el largo plazo es un problema esta sociedad”.

Claudio Loser, ex director del FMI para el Hemisferio Occidental, considera que Brasil “tiene potencial petrolero, pero hay que sacarlo. Hay que ir no sé cuántos miles de metros de profundidad. Hay que tener un sistema claro y hay que tener señales clarasdel Gobierno y todo eso no está funcionando”.

Es llamativo que la reciente caída del valor de la empresa no obedeció a un declive de la cotización del petróleo, que hace un año se pactaba entre u$s98,89 (WTI en Nueva York) y u$s117,43 (Brent de Londres) y hoy se negocia entre u$s97,03 (WTI) y u$s118,13 (Brent). “Si vemos el comportamiento de Petrobras y del petróleo, no tienen nada que ver. El petróleo estuvo subiendo y Petrobras no paró de caer. Si evaluamos el comportamiento a largo plazo de Petrobras desde el pico de la crisis hasta ahora, fue malísimo. Subió entre marzo y noviembre de 2009 y, después de eso, claramente una tendencia a la baja. Nunca pudo superar el nivel de 50 dólares de noviembre de 2009”, enfatizó Ariel Squeo.

Problemas “fundamentales”

En agosto, Petrobras informó la primera pérdida en trece años en su balance del segundo trimestre de 2012, por u$s663 millones, por los gastos que le generó la exploración en pozos que resultaron improductivos. En el resultado anual reveló unacaída de 36% de su beneficio neto respecto de 2011, a u$s10.617 millones, el peor resultado desde 2004.

“Vemos que una acción emblemática como Petrobras está alcanzando los mínimos desde la crisis sub-prime. Falta que a Petrobras de Brasil le cambien el nombre y la llamen PDVSA, porque lo que están haciendo con la petrolera brasileña es lo que hace Venezuela: la están usando como una caja, con ciertas diferencias de fuste. Todos losplanes a nivel social en Brasil se están haciendo con sus utilidades”, opinó Jorge Compagnucci, operador de Fénix Report.

“Puede ser una excelente respuesta para el gobierno de Brasil y una mala respuesta para los inversores. No veo con buenos ojos a Petrobras como una excelente oportunidad de compra, por los precios que ha alcanzado”, agregó Compagnucci.

En 2010, el gigante brasileño concretó una colocación de acciones por u$s70 mil millones, la más grande de la historia para financiar sus ambiciosos planes de crecimiento. “Cuando se dan estos movimientos masivos de concentración de una sola compañía tomando fondos, acuérdense de los proveedores de esa compañía. Muchas veces uno gana más con el proveedor del que le va bien que con el que le va bien”, indicó Claudio Zuchovicki. En ese sentido, la emisión de 1.870 millones de acciones preferenciales y 2.400 millones de acciones ordinarias sigue pesando tanto como la costosa misión de extraer petróleo en la capa pre-sal debajo del Océano Atlántico.

“Para Petrobras desapareció su calidad de empresa para los inversores luego de lagran suscripción, previos anuncios de megapozos de envergadura, algo que los inversores lo tomaron como la ‘frutilla’, como el driver para entrar en la suscripción y después no paró de caer. Creo que las condiciones de vulnerabilidad que muestra Brasil nos pueden traer un 2013 en materia de negocios bastante problemático”, subrayó Jorge Compagnucci.

La presidente de la petrolera, Maria das Graças Foster, asumió con el colosal objetivo de convertir a la estatal en uno de los cuatro principales productores mundiales de petróleo para el 2020. Para ello amplió el plan de inversión a cinco años de la compañía a 237 mil millones de dólares. El balance mediocre de 2013 minó estos anuncios y obligó a la funcionaria a presentar un plan de control de costos para rebajar u$s15.400 millones, entre 2013 y 2016.

Otro punto flojo para Petrobras es su elevado nivel de endeudamiento, que con los u$s25 mil millones que crecerá este año representará 2,6 veces sus utilidades, antes del pago de impuestos, amortizaciones e intereses.

De todos modos, Ariel Squeo destaca el tamaño de la empresa, la más grande de América Latina por capitalización bursátil, con un valor de 1.030 millones de dólares. “Más allá de que está atravesando problemas fundamentales, estamos hablando de una compañía gigantesca. Los malos fundamentos van a estar incorporados en el precio y va a ser una oportunidad de compra, habrá que ver cuándo detiene la caída. Se está acercando a una línea atractiva, en 14 ó 15 dólares”, analizó Ariel Squeo.

¿Un anticipo del enfriamiento de Brasil?

Si bien la de Brasil es la sexta economía mundial, en el último año creció en torno al 1% y los analistas avizoran dificultades para que el país vecino sostenga una expansión económica sólida.

“Brasil es un país extraordinario donde he visto muchos problemas, políticos e internos, y falta de inversión y competitividad. Vivió en gran medida una mejora en el precio de las materias primas que vende, desde la soja, pasando por el maíz y los minerales, en una situación de gran crecimiento de China. Esto, en una economía que es la segunda economía en desarrollo más grande después de China”, expresó Claudio Loser.

El gigante sudamericano fue destino de grandes volúmenes de inversión extranjera, aunque la inversión interna bruta no logró superar el 18% del PBI, una proporción insuficiente para garantizar el camino al desarrollo. “Los brasileños tienen una gran capacidad de mostrar optimismo y llevó a ‘sobrevender el producto’. La inflación está un poco alta y la tasa de ahorro e inversión es muy baja y no da para un crecimiento muy alto una vez que uno saca el precio de las materias primas”, estimó Loser.

Para Jorge Compagnucci, “Brasil es la gran bomba para toda Latinoamérica, en función de la debilidad de su economía. Dilma Rousseff no sabe ya qué hacer para generar estímulos. Ha tratado de profundizar la caída del dólar por debajo de los dos reales para ver si hay una que otra inyección de consumo y no se está logrando”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *