lunes , 22 de julio, 2019

Para la consultora Moody’s, Epec entrará en default

El fallo de la Justicia Federal de Córdoba conocido el viernes último -que obliga a la Nación a abstenerse de retener parte de la copartipación a la Provincia para afrontar el pago de un bono por US$565 millones emitido por EPEC para financiar la central Pilar- fue calificado como “un default liso y llano” por la analista responsable de la calificadora Moody’s, a cargo del seguimiento del emisor.

Daniela Cuan, analista senior de Moody’s, anticipó que la situación será analizada y admitió que, una vez revisado el escenario, la agencia podría bajar la calificación a la EPEC. “No hay notificación oficial, pero de confirmarse se trata de un default liso y llano más allá de ampararse en un fallo judicial”, reveló Cuan a Comercio y Justicia.

La profesional no quiso, sin embargo, pronosticar eventuales medidas aunque señaló que es evidente que va a generar una baja en la nota a la empresa.

De hecho, en la última calificación de Moody’s Latin America SA referida a la EPEC, fechada el 26 de octubre pasado, la agencia advertía en uno de sus párrafos que “las calificaciones podrían experimentar una baja adicional si las calificaciones de la provincia de Córdoba fueran degradadas o si las cobranzas bajos los contratos o las transferencias de los recursos de la coparticipación afectados al fiduciario a cargo de realizar los pagos bajo los bonos no estuvieran disponibles”, situación esta última que se verificará a partir del fallo del juez federal de Bell Ville Lucas Bondone que avaló la suspensión de los pagos.

En aquella revisión de dos meses atrás, Moody’s bajó la calificación en escala nacional de la EPEC a Baa2.ar desde A3.ar y ratificó una perspectiva “negativa”.

El pronunciamiento judicial que avaló una cautelar presentada por la Provincia tendrá un plazo de nueve meses. La cesación de pagos es parcial y fue justificada por el magistrado en función de la incidencia de esas retenciones sobre las finanzas provinciales, entre otros puntos.

El bono emitido por EPEC fue tomado prácticamente en su totalidad por la Anses y amortizará capital e intereses de manera mensual en 96 cuotas iguales de US$10,19 millones, pagaderas en pesos al tipo de cambio oficial.

De ese monto, el contrato de venta de energía generada por Pilar y suscripto con Cammesa aporta US$5,5 millones. El resto debe aportarlo la EPEC pero como no lo hace, directamente se retiene copartipación a la Provincia como garante del acuerdo.

Con la decisión judicial, el bono entrará en cesación de pagos parcial en enero próximo y por nueve meses, fecha en que se extiende la cautelar.

Si bien la información fue difundida por la Provincia el viernes pasado luego de que el ministro de Agua, Ambiente y Energía notificó personalmente al Banco Nación que se abstuviera de retener la “copa”, el mercado aún no conoce la novedad, que de hecho todavía no fue informada como hecho relevante por la Bolsa de Comercio.

En ese marco, en Moody’s se manifestaron sorprendidos por la medida y aseguraron que en las próximas horas comenzarán a revisar el nuevo escenario y sus consecuencias.

Por su parte, fuentes del mercado financiero consultadas por este medio coincidieron en que mas allá del aval judicial, “el bono entra en default” y que en principio las consecuencias llegarán con una baja en la nota a EPEC.

Con todo, también alertaron que esa situación “pegará” en la Provincia. “Probablemente en una letra de corto plazo no impacte pero sí en cualquier instrumento de más largo plazo por caso un bono linkeado al dolar como el que emitió Córdoba este año. En esos casos seguramente el mercado le hará pagar un costo diferencial en la tasa.

Por cierto también en alguna emisión internacional”, señaló a este medio un analista muy al tanto de las herramientas lanzadas por la Provincia. El Presupuesto 2013 prevé emisiones por más de $1.337,5 millones entre Letras y otros instrumentos.

En cuanto a la cotización de los Boncor, hasta ahora no mostraron impacto alguno toda vez que el tema no fue comunicado oficialmente. “No deberían tener mayor variación”, aseguran.
Rojo furioso

Mientras tanto, la EPEC informaría hoy a la Bolsa de Comercio el balance al tercer trimestre del año.

Según pudo conocer este medio, los números son negativos. Las pérdidas en generación, de por sí crónicas por la mala remuneración de la energía vendida a Cammesa, se agudizaron por el quebranto que genera Pilar y la suba del tipo de cambio oficial. Ese rojo no pudo revertirse por las utilidades que volvió a arrojar el área Distribución.

En ese marco, la compañía volvería a la carga para mejorar el valor agregado de distribución (VAD) con un nuevo aumento de tarifas. “Por ahora sigue en las gateras”, dijo una fuente.

Esa mejora permitirá no sólo cubrir los mayores costos, por caso salariales para 2013 sino también se convierte en un subsidio cruzado para neutralizar las pérdidas en generación. Por lo demás, una eventual suba tendrá el camino libre al menos hasta el 31 de mayo luego de que el juez federal Alejandro Sánchez Freytes extendió la cautelar que impide una quita de subsidios nacionales similar al aumento tarifario.

¿Otro default?
En tanto, continúa en análisis una decisión sobre el aumento estacional de tarifas dispuesto por la Secretaría de Energía. EPEC ya cuantificó el impacto: $40 millones más por mes. El Gobierno ya anticipó que no se trasladarán a tarifas por lo que, de no prosperar una presentación judicial de la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores, EPEC deberá pagar ese mayor costo a Cammesa en los próximos 15 días o entrará en un nuevo default.
“Confiamos en una decisión favorable de la justicia”, dijo una fuente del Ejecutivo.

Fuente: Alfredo Flury

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *