jueves , 22 de agosto, 2019

Obama dijo que se perderán 750 mil empleos por los recortes

El presidente de Estados Unidos alertó que los ajustes al gasto público supondrán la pérdida de cientos de miles de empleos y la reducción de medio punto porcentual en el crecimiento de la economía nacional.

“Cuanto más tiempo permanezcan en pie esos recortes, mayor será el daño para nuestra economía”, advirtió el presidente en una comparecencia en la sala de prensa de la Casa Blanca tras concluir sin acuerdo una reunión con los líderes demócratas y republicanos en el Congreso para intentar evitar esos recortes.

Añadió que aunque la reducción del déficit es “una parte importante” de su agenda, esta no constituye una política económica “en sí misma”, por lo que insistió en la necesidad de debatir cómo crear empleos en paralelo a los recortes del gasto.

“En el Congreso y en Washington se pasan mucho rato hablando sobre cómo reducir el déficit, pero no sobre cómo crear empleos”, dijo Obama.

El presidente opinó que los recortes automáticos del gasto federal por 85.000 millones de dólares a punto de entrar en vigor por falta de acuerdo con la oposición, son “tontos” y “arbitrarios”.

Aseguró que la entrada en vigencia de los recortes por no haberse alcanzado un acuerdo bipartidista en el congreso, es directamente responsabilidad de la oposición republicana que maneja la cámara Baja.

Por su parte, los republicanos acreditaron el fracaso de las negociaciones al presidente, por insistir en la inclusión del aumento de los impuestos dentro del paquete para evitar los recortes automáticos.

Obama, mencionó en conferencia de prensa tras reunirse con los líderes del congreso esta mañana, que no todos los estadounidenses van a “sentir el dolor” de los recortes de forma inmediata una vez que entren en efecto en el día de hoy.

Sin embargo, “el dolor será real”, advirtió mencionando que con la medida la clase media comenzará a “tener sus vidas interferidas de forma significativa”.

“Sólo necesitamos que los republicanos en el Congreso se pongan al día con su propio partido y con el país sobre esto y podríamos hacer muchos progresos”, agregó el líder demócrata.

Recortes. En ese sentido, Obama dijo que aún cree que los recortes pueden ser reemplazados por un “enfoque equilibrado” y acordado entre republicanos y demócratas, algo que además es apoyado por la mayoría de la ciudadanía.

Al ser consultado respecto a si parte de la responsabilidad de que no haya acuerdo recae sobre la Casa Blanca, Obama sostuvo que no puede obligar al congreso a actuar de la “forma correcta”.

“No soy un dictador, soy el presidente”, aseveró adhiriendo que son los estadounidenses en tal caso quienes tienen el poder de “forzar al congreso a hacer lo que es correcto”.

El líder por la minoría del Senado, Mitch McConnell, afirmó que son casi nulas las esperanzas de alcanzar un acuerdo.

“No habrá acuerdo de último minuto, y ningún acuerdo para aumentar los impuestos” a los más ricos, agregó.

El plan demócrata suponía un aumento de los impuestos a los más ricos para evitar los recortes de 85.000 millones de dólares hasta el 30 de septiembre.

Obama había acusado el jueves a los republicanos de amenazar el crecimiento del país al negarse a aumentar los impuestos a los más ricos. Los legisladores conservadores decidieron “amenazar” a la economía con “un conjunto de recortes presupuestarios automáticos y arbitrarios”, argumentó.

“Los republicanos del Senado tenían (la oportunidad de) optar sobre el modo de hacer crecer nuestra economía y reducir nuestro déficit”, dijo Obama a través de un comunicado.

“Y en lugar de suprimir una exoneración fiscal que beneficiaba a los más ricos, eligieron emprenderla contra los servicios decisivos destinados a los niños, a las personas de más edad, a los militares y a sus familias”, dijo.

En las últimas semanas, diferentes dependencias del gobierno federal advirtieron sobre las consecuencias de los recortes, que afectan las funciones de regulación y otras áreas del presupuesto, como el transporte, la educación y las inspecciones sanitarias.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró ayer que los recortes previstos contagiarán al resto de la economía mundial. Según un vocero del FMI, William Murray, “habrá un impacto en el crecimiento mundial”, y advirtió que “los países más afectados serán aquellos que tienen lazos comerciales más profundos con Estados Unidos”.

Un sondeo de Gallup reveló que el 56 por ciento de los ciudadanos estadounidenses consideran que los recortes presupuestarios agravarán la situación económica del país.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *