domingo , 22 de septiembre, 2019

Los conservadores y socialistas aseguran la continuidad de Grecia en la eurozona

Es porque podrían formar un gobierno de coalición similar al que negoció el último ajuste. El derechista Samaras logró el 29,5% de los votos. Segundo quedó el izquierdista radical Tsipras, con 27,1%. Tercero fue el socialista Venizelos, con 12,3%.
La derecha griega proeuropea fue el partido más votado en las elecciones legislativas del domingo y podría formar junto a los socialistas un gobierno de coalición similar al que que negoció la actual política de austeridad para permanecer en la Eurozona, según una estimación oficial.
Los conservadores de Nueva Democracia (ND), de Antonis Samaras, obtuvieron un 29,5% de los votos, lo cual les aseguraría 128 escaños de los 300 del Parlamento, según resultados basados en datos parciales difundidos por el ministerio del Interior.
En segundo lugar, con 27,1% de los votos y 72 escaños, quedó la formación de izquierda radical Syriza, de Alexis Tsipras, que denuncia los ajustes impuestos a Grecia a cambio de los rescates financieros otorgados por la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Los socialistas del Pasok quedaron terceros, con 12,3% de los votos y 33 escaños.
Una responsable de ND, Dora Bakoyannis, proclamó la victoria de su partido y llamó a “formar un gobierno de unión nacional para salir de la crisis”.
Un portavoz de Syriza, Panos Skurletis, admitió que ND y el Pasok podrían “formar un gobierno”, aunque ya no podrían “aplicar la misma política”, pues “el eje (de la política griega) se desplazó hacia la izquierda”.
Samaras preconiza una “renegociación” del programa de ajustes, en tanto que Tsipras denuncia esa política y exige “medidas de crecimiento” para un país que vive su quinto año consecutivo de recesión.
Alemania, primera potencia europea e inflexible partidaria de la austeridad, está dispuesta a discutir los plazos necesarios para la puesta en marcha de las reformas en Grecia, declaró el domingo el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle.
“No puede haber cambios sustanciales en los compromisos, pero puedo imaginar sin problema que negociemos de nuevo los plazos”, señaló.
Europa y el mundo, empezando por los líderes del los principales países ricos y emergentes (G20) que se reunirán el lunes y el martes en México, están muy atentos a estos comicios, cruciales para Grecia, pero también para el futuro de la Eurozona, cuya crisis amenaza la economía mundial.
Los griegos votaron por segunda vez en seis semanas, dado que en los comicios del pasado 6 de mayo los partidos proeuropeos no alcanzaron la mitad de los escaños y ninguno logró alianzas para formar gobierno.
El partido neonazi Amanecer Dorado obtendría un 7% de los votos en estos comicios y 18 escaños, un porcentaje similar al del 6 de mayo.
Socialistas y conservadores ya formaron un gobierno de coalición tras la renuncia del socialista Giorgos Papandreu en noviembre de 2011. Ese gabinete tuvo a cargo negociar un segundo plan de rescate internacional.
El primer plan de rescate, de 110.000 millones de euros, acordado en mayo de 2010, resultó insuficiente ante el volumen de la deuda pública griega, que suma un 165% de su PIB. El segundo plan de rescate, de 130.000 millones, se completó con una reestructuración de la deuda en manos de los bancos privados y fondos de pensión. Todas esas ayudas totalizaron 347.000 millones de euros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *