jueves , 19 de septiembre, 2019

El titular del Banco Central destacó el swap con China y confirmó tratativas con Francia y Rusia

Alejandro Vanoli resaltó la concreción del acuerdo de intercambio de monedas con el gigante asiático, que permitió sumar más de 800 millones de dólares a las reservas, y adelantó que hay negociaciones con otros países.

Sobre las negociaciones, Vanoli señaló que servirán “para poder tener un mayor margen de financiamiento, tanto de operaciones financieras como comerciales”.

La operación con China “es una señal muy importante y muestra que la Argentina tiene capacidad de financiamiento, luego de que a principios de octubre se instalara una sensación que ya venía dese el fallo del juez (Thomas) Griesa, de que el país podía sufrir un ataque especulativo y una devaluación”, señaló Vanoli en declaraciones a radio América.

“Lo cierto -añadió- es que el swap dio tranquilidad cambiaria”, lo cual fue importante para revertir esas expectativas que tienen efectos tan nocivos en la economía y retraen decisiones de consumo e inversión”.

Vanoli explicó que la operación con China “no sólo fortalece el nivel de reservas, sino que implica que una serie de importaciones vinculadas a obras de infraestructura y energía van a contar con financiamiento, en particular la compra de trenes y la construcción de represas” (en relación a las proyectadas en Santa Cruz, Néstor Kirchner y Jorge Cepernic).

El titular del BCRA recordó que el acuerdo con el país asiático es hasta 11 mil millones de dólares y lo que se hizo fue “solicitar un primer tramo, que normalmente se acredita en 48 horas pero en este caso fueron 24, luego de la conversación que tuvo la presidenta Cristina Fernández con el primer ministro de China el martes pasado”.

Vanoli agregó que el swap se concretó en yuanes, que es una moneda de reserva internacional convertible, en distintas cuentas, tanto en China como en el Banco de Basilea y en Hong Kong.

Destacó que “esto implica tener cuentas de carácter operativo que permiten hacer pagos por las operaciones y obras de infraestructura, tanto a importadores chinos como para destinar una parte de estos fondos al pago de todo el componente local, insumos, mano de obra y distintas contrataciones y locaciones de servicios para estas obras en la Argentina”.

 “Esto no quiere decir que se vayan a tomar los 11 mil millones de dólares, pero es una señal para el caso de ser necesario, ya que estamos asistiendo a momentos muy volátiles en el plano internacional”, dijo el funcionario.

“En función de como vayan impactando este tipo de contextos en nuestro país se verá si es necesario, por fuera de lo que es el pago de las importaciones, acudir a esta fuente de financiamiento”, reiteró.

El presidente del Central agregó que “estamos abiertos a firmar distintos tipos de acuerdo con países que quieran aumentar su grado de acercamiento estratégico con la Argentina, que tengan un volumen de comercio importante o la capacidad de ampliarlo y de hacer acuerdos recíprocos de carácter financiero, como están firmando varios países del mundo”.

Puso también de relieve que “esto se suma a una serie de medidas tendientes a fortalecer el sector externo, como el acuerdo con las cerealeras, que implica ingresos adicionales este trimestre por 1.500 millones de dólares”, para lo cual el jueves pasado se aprobaron medidas tendientes a instrumentar ese compromiso mediante una letra o la posibilidad de tener depósitos en dólares en bancos corresponsales del BCRA.

“Todo esto -evaluó- ha configurado una situación donde lentamente las expectativas se han revertido y empiezan a tener un territorio favorable que se expresan en las distintas variantes del dólar, como el contado con liquidación, que se redujo casi 2 pesos en el último mes, lo mismo la operatoria con el dólar ilegal, cuando al momento de asumir se hablaba del cotizaciones de 18 o 19 pesos por dólar”.

Vanoli destacó que “estamos dando instrumentos alternativos en moneda local” y resaltó la decisión de obligar a los bancos a subir intereses a los depositantes, lo cual determinó que del 7 al 30 de octubre los plazos fijos subieran en 3 mil millones de pesos. 

“Esto lleva tiempo, pero hay signos de que las cosas están cambiando, aún en el marco de una tormenta perfecta, con el fallo de Griesa, la fuerte caída en el precio de los commodities, el menor crecimiento chino y la contracción en Brasil, que afectaron la evolución del sector externo en el segundo semestre”.

Vanoli ratificó luego que no habrá “ninguna medida de restricción cambiaria adicional” o que modifique el régimen de compra de dólares para atesoramiento. 

Respondió por último a quienes proponen un desdoblamiento cambiario, que “no está contemplado, ya que alguna forma el dólar ahorro, los cargos en compras con tarjeta de crédito o la política de reembolsos a algunas exportaciones y retenciones determinan que la Argentina tiene tipos de cambio efectivos distintos para distintas circunstancias de importación y exportación”.

(Fuente: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *