viernes , 23 de agosto, 2019

Cristina abriría la importación de algunos productos para mantener los precios

La presidenta anticipó que el Gobierno analiza medidas para contrarrestar aumentos de ciertos productos. También continuaría el acuerdo de precios. Pidió un “esfuerzo compartido” y anunció un crecimiento económico del 3,2 % en enero.

La presidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, anticipó ayer la posibilidad de abrir las importaciones a algunos productos para contener los precios, anunció un crecimiento económico del 3,2 % en enero y no descartó la posibilidad de extender el congelamiento de precios.

Respecto a una posible flexibilización selectiva de las restricciones a las importaciones, Cristina dijo: “En esto días vamos a discutir, hablar, debatir, acordar también, si es necesario, tomar medidas como la apertura a determinados productos” en caso de quienes los produzcan localmente y tengan el monopolio “se aprovechen” para modificar los precios.

Pero advirtió que también habría un esquema –que no describió– para evitar que quienes suban los precios sean los importadores.

Dijo en ese sentido que “debemos charlar si en determinadas líneas no hacemos más flexible la importación, pero también que no se queden los importadores con la diferencia, para lo cual vamos a hacer un sistema por el cual puedan llegar esas cosas a la gente” a precios adecuados.

“Creo que todos son muy inteligentes y, finalmente, lo van a entender. Y si no entienden yo les aseguro que vamos a hacer todo lo posible para que lo entiendan”, dijo anoche la presidenta con relación a su pedido a los distintos sectores económicos “un ejercicio de inteligencia para preservar lo logrado”.

La Presidenta habló ayer en un acto en el que entregó nuevos planes de vivienda por construir con financiamiento de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), en una jornada en la que hubo un fuerte debate sobre la situación del mercado cambiario, luego de que el dólar ilegal cotizara a 8,75 anteayer y bajara a 8,50 ayer. La noche anterior, Cristina Fernández había convocado fuera de agenda a los principales funcionarios de las áreas económicas y no se descartaba algún tipo de anuncio.

Con las declaraciones de ayer, la mandataria dio a entender que el Gobierno analiza al menos dos medidas con vistas a la inflación.

Por un lado, defendió el acuerdo de precios con supermercados y cadenas de electrodomésticos por 60 días y dijo que cuando venza el acuerdo “vamos a sentarnos a dialogar con empresarios y sindicatos. Es un engranaje muy complicado. Vamos a buscar que todos hagan un esfuerzo”.

“Tenemos que hablar con empresarios, gobernadores, dirigentes gremiales”, dijo.

En ese marco, mencionó los “impuestos en cascada y tasas”, dando a entender que intentará evitar aumentos en impuestos como Ingresos Brutos.

En cuanto a los sindicatos, dio a entender que un acuerdo debe volver a contemplar compromisos para enfriar reclamos salariales. “Es necesario que los dirigentes gremiales les digan a los trabajadores que lo más importante es poder garantizarles que sus trabajos se van a mantener”, sostuvo.

En cuanto a las empresas, dijo: “Tenemos que entender que la rentabilidad se da por volumen, no por precio”. En ese marco aludió sin nombrarlas a La Serenísima y a Sancor y aseguró que a la primera la “ayudó” Néstor Kirchner y a la segunda la “rescató” el expresidente venezolano Hugo Chávez.

Cristina encabezó ayer un acto en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada, donde entregó certificados de préstamos para viviendas y anunció el lanzamiento de la nueva línea de créditos.

En este sentido, destacó los logros del plan de préstamos para la primera vivienda, única y familiar, por el cual hasta hoy se lograron construir 60 mil nuevas unidades, a un promedio de 400 nuevas viviendas por día con una inversión diaria de 160 millones de pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *