viernes , 23 de agosto, 2019

Con la ley de blanqueo las provincias podrán reclamar fondos

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) calificó el blanqueo de capitales instrumentado por la Nación como “inequitativo, reñido con la ética y sin efectos económicos decisivos”, a la par que advirtió de la posibilidad que deja “abierta” la normativa aprobada de que las provincias reclamen el cobro de impuestos por el monto blanqueado.

“Para el fisco provincial ese dinero es Ingresos Brutos”, destacó Arturo Zarazaga a Comercio y Justicia. “Hasta ahora sólo Chaco y Formosa adhirieron a la norma, pero no se sabe cuál va a ser la posición de Córdoba, Santa Fe o Buenos Aires”, dijo el profesional, y agregó: “En la misma situación están los municipios, que pueden objetar que el dinero blanqueado corresponde a ventas evadidas y así reclamar el pago de tasas comunales como Comercio e Industria”.
A su vez, el profesional confirmó que tampoco la amnistía alcanza los tributos aduaneros. Ése fue el análisis que se llevó a cabo ayer en el marco del desayuno de trabajo conjunto de las comisiones de economía y tributaria del CPCE.
Diuvigildo Yedro y Arturo Zarazaga, de la Comisión de Tributaria, subrayaron que la norma tiene los recaudos de legalidad y constitucionalidad, ya que está dentro de las atribuciones del Congreso dictar normas de amnistía y, además, “tiene el paraguas” del Código Penal.
Por su parte, la economista Mary Acosta  definió el escenario económico actual como “de deterioro general”, lo que impulsa al Gobierno a instrumentar el blanqueo.
“Hay complicaciones en el frente monetario (desmejoramiento de la relación base monetaria-reservas), empeoramiento del área fiscal, aparición del dólar paralelo y necesidad de restringir las importaciones para conseguir superávit comercial”, enumeró.
Agregó que hay una aceleración “importante” en la tasa de devaluación de este año para no continuar con la depreciación. Hoy el único ingreso genuino de divisas es la balanza comercial, que viene cayendo fuerte: el acumulado a abril de este año es el más bajo de los últimos siete años (US$2.462 millones contra US$4.794 millones del mismo período de 2012). El factor desencadenante es la creciente importación de combustibles, por lo que el rojo del sector este año puede estar entre 5 mil y 7 mil millones de dólares. Respecto a cuántos meses de importaciones se podrían cubrir con las reservas, hoy está en tres meses, “algo por debajo de lo ideal”, indicó.
Acosta resumió el impacto potencial del blanqueo con tres escenarios diferentes: si ingresan US$ 2 mil millones; 3.500 millones o 5 mil millones -siempre gracias a los Cedin-. Para las reservas, en el mejor de los casos no serviría para llegar a los niveles de un año atrás. En el caso de la inversión por la construcción, las tres alternativas tendrían efecto positivo. Otra posibilidad mencionada por la economista es que la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) intervenga y termine absorbiendo el Cedin con recursos del Fondo de Garantía: “Actuaría como un banco central alternativo al poder a salir a fijar precios”, dijo.

(Fuente: Comercio y Justicia)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *