sábado , 20 de julio, 2019

Aumentó el empleo en negro en el Gran Córdoba

La precarización de la situación laboral dio un salto importante en el tercer trimestre en el Gran Córdoba, al ubicarse en el 40,4% frente al 33,3% del mismo período de 2011, de acuerdo a los datos difundidos ayer de la Encuesta Permanente de Hogar del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En términos porcentuales, se incrementó un 21% la cantidad de personas que trabajan sin recibir los aportes provisionales; una variación que no se registraba desde hace años. Y de la población ocupada, el 77,3% percibe salarios y el 2,7% restante no.

Lo concreto es que la carencia de aportes afecta a más de 255.000 residentes de Córdoba capital y localidades aledañas.

Río Cuarto, por su parte, siguió la misma tendencia. Puntualmente, entre julio y setiembre la precariedad afectó al 42,2% de la población económicamente activa; lo cual significó una suba de casi tres puntos ya que en los mismos meses del año anterior era del 39,5%. Al noveno mes del año había más de 31.000 riocuartenses en esa situación de los 74.000 ocupados.

A su vez, los dos aglomerados cordobeses que mide el organismo fueron los que registraron las variaciones más altas en la Región Pampeana, que en promedio el empleo en negro fue del 33%. Y también integran el grupo de aglomerados con mayor informalidad, superados por La Rioja (46,6%), Santiago del Estero-La Banda (44,8%) y Salta con 43,5%, entre otros.

En el país

En tanto, a nivel nacional también se registró un alza entre julio-setiembre: 35,5% en comparación con el 34,3% de igual período del año anterior.

Este avance en la tasa de empleo en negro tuvo su correlato con el alza que se dio en el índice de desocupación, que al término del tercer trimestre se ubicó en el 7,6% desde el 7,2 de igual período del año pasado, al tiempo que la subocupación demandante subió al 6,2% desde el 6%.

Según las cifras oficiales, 4.581.783 empleados no estaban inscriptos de manera formal, con lo cual carece de beneficios sociales y aportes jubilatorios. Si se compara con el segundo trimestre de 2012 también se observa un retroceso en la calidad del empleo, ya que en ese período la tasa de trabajo informal fue de 34,5%.

La peor situación se observa en el norte del país. El organismo precisó que en el noroeste el 42,5% de los trabajadores no se encuentra inscripto y en el noreste la informalidad afecta al 40%. En tanto, la Patagonia fue la que menos sufrió este flagelo que afecta al 21% de la población, siendo Ushuaia-Río Grande el aglomerado con menor informalidad al registrarse solo el 12,8%.

En la región de Cuyo el empleo en negro afecta al 36,3% de los trabajadores, mientras que en el gran Buenos Aires al 35,9%.

Por tanto, se infiere que el tercer trimestre de 2012 fue el peor segmento del año, dado que se produjo una caída en el nivel de actividad que repercutió en el empleo, con aumento de la desocupación y del trabajo informal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *