domingo , 15 de septiembre, 2019

River deberá pagar 500 mil pesos por los incidentes tras el descenso

La justicia contravencional porteña sancionó al club, su presidente, Daniel Passarella, y otros siete dirigentes con esa suma por haber “omitido los recaudos de organización y seguridad” en el partido ante Belgrano, el 26 de junio pasado.
El club River Plate, su presidente, Daniel Passarella, y otros directivos de la entidad deberán pagar 500 mil pesos, realizar cursos de convivencia y cumplir protocolos de seguridad en el estadio Monumental. Se trató de la sanción monetaria más elevada que haya determinado la justicia contravencional porteña. Así lo acordaron el fiscal contravencional Gustavo Galante y los directivos imputados en una causa originada el 26 de junio del año pasado, cuando River descendió de categoría ante Belgrano de Córdoba, por omitir recaudos de organización y seguridad para aquel día.
Ese día se produjo una batalla dentro y fuera del Monumental. Passarella, el vice Diego Turnes, Daniel Bravo, Gustavo Quinteros, Cristian Jorge Francisco, Luis Renzi, Omar Solassi (vice segundo), Carlos Mosquera y Luis María Delaico acordaron con el fiscal terminar el proceso contravencional a través de un juicio abreviado (conocido como probation), comprometiéndose los imputados a cumplir con lo dispuesto. De haber incumplimiento de los acusados, corre el riesgo de retomarse el proceso.
El acuerdo, homologado por el juzgado a cargo, determina que la “Asociación River Plate deberá realizar una entrega de insumos por la suma total $200.000 a una serie de Hospitales, Hogares, Comedores, Fundaciones y Asociaciones fijadas, mientras que Passarella tendrá que realizar una entrega de insumos por la suma total $60.000 con el mismo fin y el resto de los imputados, lo harán por la suma total $30.000, totalizando incluida la pena de multa en otro caso, $ 500.000”.
Passarella, Turnes y Bravo deberán participar en un programa que, en la modalidad de experiencia piloto, el Ministerio Público Fiscal impulsará para delinear un protocolo de actuación en materia de contralor de factores que puedan incidir en la organización y seguridad en los espectáculos deportivos y artísticos masivos.
En tanto, Quinteros, Francisco, Mosquera y Delaico deberán asistir al Taller de Convivencia Urbana dictado por la Dirección General de Minorías y sus Garantías, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
La policía judicial monitoreará las instalaciones del estadio y verificará el cumplimiento de las leyes y reglamentaciones del fuero contravencional.
Aquel día el partido se desmadró a poco del final cuando River empataba 1-1 con Belgrano y determinaba el descenso del “millonario”.
A los imputados se les achacó haber omitido los recaudos de organización y seguridad exigidos por legislación, entre otros puntos no haber informado “en tiempo y forma la cantidad de entradas que la entidad pusiese a la venta para tal evento”.
También fueron imputados por permitir haber dejado ingresar más de 54 mil espectadores, “superando ampliamente la capacidad permitida”, ya que estaba habilitada para 40.271 personas.
Dijo que ello generó “una situación riesgosa para el público concurrente y para la seguridad pública” y relacionó ello con los incidentes que derivaron en la suspensión del partido y “la posterior rotura de bienes tanto en el interior como en las inmediaciones del estadio”.
La Justicia le atribuyó a los directivos no haber evitado que “ingresara parte de la parcialidad local sin las correspondientes entradas”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *