jueves , 17 de octubre, 2019

Messi regaló un póker de goles en el adiós de Guardiola

La Pulga metió los cuatro tantos en el triunfo de Barcelona 4-0 sobre Español en el clásico catalán y se los dedicó al DT que se despidió del Camp Nou. Suma 50 gritos en la Liga (72 en la temporada) y estiró a cinco la diferencia con Cristiano en la carrera por el Pichichi.
Uno de tiro libre, al ángulo, maradoniano(aunque la pelota se desvió en la barrera no perdió el efecto; otro de penal; otro con una corrida de 50 metros y un zurdazo cruzado; el último también desde los doce pasos y abrazo interminable con su mentor, en el día del adiós al mítico Camp Nou. Lionel Messi le regaló un póker de goles a Pep Guardiola, en el último partido del entrenador ante su gente.
fue victoria por 4-0 en el clásico catalánante el Español del argentino Mauricio Pochettino. Y como dato color, Messi también ganó un mini clásico rosarino ante Cristian Alvarez, el arquero ex Central (la Pulga es un confeso hincha de Newell’s surgido de las divisiones juveniles del club). No deja de romper récords el argentino: es el primer futbolista de la historia en alcanzar los50 goles en una Liga de Europa (y todavía le queda una fecha) y es el máximo artillero histórico en una temporada con 72 anotaciones (y también le falta disputar la final de la Copa del Rey).
La Pulga le sacó 5 goles de diferencia a Cristiano Ronaldo (apenas anotó un gol en el triunfo del Real Madrid por 2-1 como visitante sobre el Granada) y todo indica que se consagrará como el Pichichi de la Liga.
En un Camp Nou vestido de gala para despedir a Josep Guardiola, padre de la criatura Barcelona que deslumbró al mundo de la pelota en las últimas cuatro temporadas y que este sábado le dijo adiós a su gente, a su casa. El día de su asunción, hace cuatro años, Guardiola le hablaba al Camp Nou. “Abróchense los cinturones”, había dicho. Esta tarde al término del partido tomó el micrófono en la mitad de la cancha: “Yo me tengo que bajar, pero ustedes permanezcan con el cinturón puesto: los dejo en buenas manos”, dijo emocionado y se abrazó con sus jugadores y con Tito Vilanova, su ayudante de campo y sucesor en el cargo. Hasta siempre Pep.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *