martes , 10 de diciembre, 2019

Instituto tuvo una alegría entre tantas pálidas

Ante Sarmiento, aún sin jugar bien, mostrándose por momentos muy desordenado, sacaron a relucir esa capacidad que los hace elogiables. Por tal razón, en ese homogeneidad del grupo, fortalecidos por sus convicciones, aún con faltas físicas por lo acontecido en los últimos días, sacaron pecho y lograron un triunfazo 2-1 sobre Sarmiento y enfrentar más sólidos anímicamente la previa al clásico del lunes próximo ante Talleres.

Instituto no hizo un gran partido. No brilló, fue desprolijo, pasó sofocones, se los notó en algunos pasajes faltos de ritmo e imprecisos. Y para el colmo, segundos antes de la finalización de la primera etapa Daniel Delgado, de cabeza, adelantó a la visita.

El capitán de Instituto, Raúl Damiani, no salió a jugar el segundo tiempo, debido a que sufrió un golpe en la cabeza e incluso vomitó en el vestuario en el entretiempo.

Sin embargo, aún en esa adversidad; aún con un estadio lleno de murmullos, mostraron temple. Vismara fue un fenómeno resistiendo y tapando agujeros. Favalli, otro, con esa “gambetita” extraña desnivelando; y Pablo Burzio desequilibrando también. Por eso lo dio vuelta. Los dos goles fueron lucha. Tanto el del empate de Favalli, como el del triunfo de Burzio. Lo ganó la “Gloria”. ¡Al fin, un día de buenas noticias para el hincha albirrojo que celebró a rabiar la victoria! “Para algunos es un problema que este grupo sea tan fuerte, para mí es una bendición”, describió al término del partido el técnico Elvio Agüero.

(Fuente: La Mañana)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *