domingo , 21 de julio, 2019

Independiente ‘bajó’ a Boca Juniors en un duelo inolvidable (5-4)

Lo cortés no quita lo valiente. El Fútbol argentino, al que tanto criticamos, nos regaló un lindo partido en la Bombonera. La noche tuvo un vendaval de goles que dejaron un triunfo inolvidable de Independiente cuando boqueaba y lo perdía. 3-4. Los goles de Boca los marcaron Roncaglia (2), Ferreyra (e/c) y Ledesma mientras que para Indep´te anotaron Vidal, Ferreyra y Farías (3).
Un partido de locos. Emotivo por dónde se lo mire, y sorprendente a cada minuto. ¿Cómo explicar el motivo de que Boca perdía 2-0 en 7’ con un equipo que no había ganado ningún partido?. Difícil desde la lógica. ¿Y como explicar que a Boca lo perdió cuando faltaban pocos minutos ante un Independ’te que parecía impotente?.
El partido empezó con todo porque en 13’ estaban 2-1. Los jóvenes de Independiente, ordenados en un flexible 4-2-3-1, pisaron fuerte con un despliegue de agresividad y amor propio. Boca irritó por su palidez en los primeros minutos y recién reaccionó a los 12’, cuando Roncaglia descontó de cabeza.
Independiente lo ganaba desde los 45 segundos con gol de Patricio Vidal luego de un despeje fallido de Schiavi. Tras cartón a los 7’, Ferreyra se aprovechó de Orion que, por adelantarse al remate de tiro libre, se comió el gol en su palo.
Boca, a pesar de sentirse golpeado, salió como siempre pasa en estas situaciones y encontró el descuento en una jugada aislada y descontó con Roncaglia. Luego adelantó Farías con un cabezazo y volvió a descontar Boca con un gol en contra de Ferreyra tras tiro raso de Riquelme.
Fue un gran primer tiempo en cuanto a emociones. 5 goles en un tiempo en el Fútbol argentino no es poco. Hay que destacarlo.
Independiente salió a jugar el complemento tratando de cuidar la pelota. Esto fue muy claro. Quizás no le importó progresar en el campo sino enfriarle a Boca esos primeros minutos cruciales. Y fue Independiente el que se arrimó con peligro a los 3’. Roncaglia cerró el remate de un delantero rojo y lo salvó a Orion.
Pero a Boca lo acompañó la suerte y en una jugada con carambola, empató 3-3 a través de Roncaglia tras peinada de Silva que dio en el palo. Fue mala la salida del arquerito de Independiente. Error de cálculo que le llaman.
El partido tomó con el empate de Boca un matiz de incertidumbre. Cualquier cosa podía pasar ya que nadie daba garantías en defensa. Boca, porque fue a buscar con todo el triunfo y el ‘Rojo’ porque no esta muy bien que digamos. Más allá de este partido puntual, Independiente, no está confiado en sí mismo y esto le genera problemas.
Y en este contexto, Boca quedó mejor posicionado de cara al final del juego. Jugaba de local, estaba entonado desde lo espiritual por levantar el 1-3 y porque además cuenta con un mejor plantel.
Lo del ‘Rojo’ es problemático hasta el punto que no se sabe quien seguirá como entrenador. Lo de Díaz, es un interinato y mañana habrá una reunión con Gallego para ver si pueden acordar lo económico que no está para nada sencillo.
Y no sorprendió que Boca lo pasó a ganar 4-3 con un cabezazo de Pablo Ledesma a los 29’. Los minutos finales los reguló Boca y mostró a un Independiente muy golpeado, porque se encaminaba a su quinta derrota al hilo. Pero inesperadamente, Independ’te llegó al empate con Farías tras centro de Ferreyra cuando Boca lo controlaba todo. Y más sorprendente aún, cuando el ‘Tecla’ volvió a marcar el quinto gol de un triunfo memorable en la Bombonera.
Independiente acaba de ganar su primer partido en el año, y otra vez volvió a ser el verdugo. Primero lo fue de Bianchi al cortarle la racha de 35 juegos y ahora lo ha sido de Falcioni que llegó a los 33. ¿Cómo explicar todo esto?.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *