lunes , 22 de julio, 2019

Incidentes en el clásico rosarino

Un efectivo fue herido en el cuello durante el enfrentamiento con un grupo de barras deNewell’s. Un socio de “La Lepra” también fue alcanzado por un proyectil en una de sus piernas. El partido entre Rosario Central y Newell’s fue suspendido

El policía herido de bala en el cuello fue operado exitosamente y se evoluciona favorablemente y lúcido.

El policía, identificado como Pablo Orellano, “evoluciona bien tras ser operado y ahora está bien, hablando con sus familiares”, sostuvo el médico Sebastián Rena, quien lo operó.

El médico dijo por Radio 2 que en la intervención se hizo una “inspección en la zona de la herida aunque no se extrajo el proyectil”.

El médico también confirmó que un hincha de Newell’s fue tratado de una herida con perdigones de goma en un glúteo y que fue retirado por la policía.

La cirugía del policía fue realizada en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. De acuerdo con el diario La Capital, Orellano “está lúcido, puede hablar” y en breve será trasladado al sanatorio Laprida, donde permanecerá internado para afrontar la recuperación.

Según precisaron, ingresó al Clemente Alvarez a raíz de una herida de bala, “con orificio de entrada en el cuello hasta parte superior del tórax”.

El incidente ocurrió alrededor de las 16 cuando cerca del Parque, donde muchos hinchas de Newell’s almorzaban, vieron pasar a una caravana de hinchas de Central. Hubo cruces y pedradas y supuestamente tiros al aire.

Allí intervino la policía intentando llevar a los hinchas hacia el estadio Marcelo Bielsa y allífue cuando el policía habría recibido el disparo que puso en riesgo su vida.

De acuerdo a testimonios la policía llegó hasta el club, donde siguieron escuchándose disparos y un hincha resultó con una herida en la pierna, supuestamente de bala de goma.

En medio de la batahola dos fotógrafos, uno del diario La Capital y otro de El Ciudadanofueron golpeados y asaltados.

Minutos después cuando la calma había vuelto se hizo presente Lamberto, a quien le mostraron los cartuchos servidos. Asimismo, también se habrían recogido balas servidas de 9 milímetros.

Una foto de Rosario 3 muestra cartuchos servidos de tres colores: verdes y trasparentes, que corresponden al continente de perdigones de goma, y rojos, de balines de plomo.

Este enfrentamiento fue una continuidad de la apretada secuencia de hechos violentos en Rosario en los días previos al partido, donde hubo ataques a tiros y atentados a inmuebles de uno y otro club, como al local de un hincha y periodista partidario.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *