lunes , 18 de noviembre, 2019

Derrota y escándalo en San Pablo

Parte de los incidentes previos a la golpiza que recibieron los jugadores de Tigre en el vestuario. / AP
En una bochornosa y lamentable noche en el Morumbí, San Pablo se consagró campeón de la Copa Sudamericana de fútbol sin haber jugado el segundo tiempo porque los jugadores de Tigre se negaron a salir al campo tras denunciar agresiones por parte del personal de seguridad local.
Luego de esperar casi media hora, el árbitro chileno Enrique Ossés dio por terminado el partido y otorgado la Copa a San Pablo con un triunfo 2-0 por los goles de Lucas y Osvaldo.
El técnico Néstor Gorosito acusó a personal de seguridad de mostrar armas y agredir a jugadores, en tanto que personal de Tigre aseguraron que cuatro jugadores terminaron ensangrentado por los golpes.
“Liberaron la zona y dos integrantes de la seguridad de San Pablo agredieron a los jugadores que están ensangrentados. Incluso sacaron revólveres y amenazaron a los jugadores. No volvemos a jugar”, señaló Gorosito.
Después de un entretiempo caliente, en el que varios jugadores de Tigre se fueron encima de los jugadores locales por alguna supuesta cargada, cuando ingresaron al vestuario fue golpeado por integrantes de la seguridad del club local.
Según uno de los auxiliares dijo por televisión, los agresores habrían sido los mismos que ya habían maltratado a los futbolistas antes del partido e incluso trataron de impedir que realizaran el precalentamiento en el campo de juego del Morumbí.

Fuente: DyN

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *