lunes , 22 de julio, 2019

Con tres goles de Messi, Argentina le ganó a Suiza

El seleccionado nacional derrotó por 3 a 1 a Suiza en el Stade de Suisse Wankdorf, de Berna. Los goles fueron anotados por Lionel Messi, en tres ocasiones (uno de penal). Shaqiri había empatado para el equipo local.
La estrella solitaria del crack rosarino Lionel Messi, autor de los tres tantos -dos de ellos geniales-, justificó esta tarde el amistoso que el seleccionado argentino de fútbol le ganó 3 a 1 a Suiza en el estadio Suisse Wankdorf de Berna.
Messi abrió la cuenta a los 19m del primer tiempo tras una gran combinación con Sergio Agüero; la amplió a los 42m del segundo con una jugada bárbara, “marca de la casa”; y la cerró de tiro penal, por falta previa a Gonzalo Higuaín, ya en tiempo de descuento.
Xherdan Shaqiri, al que llaman “el Messi suizo”, había igualado a los 4 del complemento para el seleccionado local.
Salvo los destellos y los golazos de Messi, que asume cada vez con mayor énfasis su rol de capitán y afianza el romance con los hinchas argentinos, lo del seleccionado nacional, en líneas generales, fue flojo a lo largo de todo el encuentro.
En su búsqueda de solidez, Alejandro Sabella ganó por momentos con la tarea de los zagueros (Garay y Fernández) y la de los dos volantes centrales (mejor Braña que Mascherano), pero careció de elaboración de juego y, situación que se viene repitiendo, Messi debió bajar mucho por quedar aislado en el ataque junto a Agüero.
Una contradicción recurrente y no resuelta a pesar de los cambios de entrenadores y sistemas, toda vez que se supone que lo que abunda a la hora de elegir (y en consecuencia el aspecto en el que menos preocupaciones existen) son delanteros de jerarquía.
El desequilibrio (la manta corta), puesto hoy en evidencia por la insistencia a trabajar los aspectos defensivos del equipo, puede leerse como una apuesta al talento de los de arriba y sobre todo de Messi, el mejor del mundo, como única arma para la victoria.
Los mejores cinco minutos del seleccionado nacional coincidieron con el dibujo con el que había ensayado el DT: Sosa por derecha y Maxi Rodríguez por la izquierda. Fue entre los 15 y los 20, lapso en el que llegó, justamente, el gol de la “Pulga”.
El crack rosarino tomó un balón robado por Sosa, se fue cerrando desde la derecha, combinó con Agüero al borde del área grande y, tras una deliciosa devolución del “Kun”, tiró un zurdazo cruzado que quedó lejos del esfuerzo del arquero Benaglio.
Antes y después de este breve período, cuando los volantes de las bandas invirtieron sorpresivamente posiciones, Argentina se mostró más o menos tranquila por la ineficiencia suiza en el ataque (más allá de que Sosa fue desbordado en la izquierda por Shaquiri y Maxi sufrió con el 1-2 de Ricardo Rodríguez y Xhaka); pero, lo ya citado, del medio hacia arriba dependió de sus individualidades.
Porque aquel padecimiento de Sosa y Maxi impidió, a la vez, la proyección de los laterales, el debutante Campagnaro y Zabaleta.
Suiza, armada sobre la base del Sub 17 que salió campeón mundial de la categoría en 2009, despedazó en cuatro minutos esta idea de firmeza defensiva con la que había llegado al descanso Argentina.
Después de un contragolpe de Agüero desbaratado con una falta no cobrada, el local descubrió espacios en el fondo albiceleste, armó una combinación profunda y Shaqiri, al que llaman “el Messi suizo”, fusiló a Romero dentro del área para establecer el 1-1.
De allí al final todo era anodino, pobre, la comodidad de ambos, el ensayo y el balance, hasta que volvió a aparecer Messi.
El crack rosarino recibió de Agüero, gambeteó a Senderos, entró al área, fue del centro hacia la izquierda y la picó ante la salida del arquero Wolfli, que había reemplazado a Bengalio. Cinco minutos más tarde, ya en tiempo de descuento, llevó el marcador a tres con un tanto de penal tras falta al “Pipita” Higuaín.
El “hat-trick” le dio el derecho a llevarse la pelota, de la que, en el seleccionado argentino, es ya su indudable dueño.

– SINTESIS –

Suiza: Diego Benaglio; Stephan Lichtsteiner, Philippe Senderos, Francois Affolter y Ricardo Rodríguez; Gökhan Inler y Blerim Dzemaili; Xherdan Shaqiri, Granit Xhaka y Fabian Frei; Admir Mehmedi. DT: Ottmar Hitzfeld.

Argentina: Sergio Romero; Hugo Campagnaro, Federico Fernández, Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta; José Sosa, Javier Mascherano, Rodrigo Braña y Maximiliano Rodríguez; Lionel Messi y Sergio Agüero. DT: Alejandro Sabella.

Gol en el primer tiempo: 19m Lionel Messi (A).
Gol en el segundo tiempo: 4m Xherdan Shaquiri (S); y 42m y 45m Lionel Messi (A), el segundo de tiro penal.
Cambios: en el segundo tiempo, antes de comenzar, Fernando Gago por Braña (A), Marco Wolfli por Benaglio (S) y Eren Derdiyok por Frei (S); 12m Reto Ziegler por Lichtsteiner (S); 20m Valentin Stocker por Dzemaili (S); 25m Eduardo Salvio por M. Rodríguez (A); 36m Gonzalo Higuaín por Sosa (A) y Innocent Eneghara por Mehmedi (S); y 43m Matias Vitkieviez por Derdiyok (S).
Arbitro: Florian Meyer (Alemania).
Estadio: Suisse Wankdorf de Berna.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *