miércoles , 24 de julio, 2019

Boca igualó con Lanús y no pudo llegar a la punta del campeonato

Boca Juniors desperdició este domingo a la noche una ventaja de dos goles y la chance de quedar como único líder del torneo Clausura de fútbol, al empatar como local contra Lanús, 2 a 2, en partido de la séptima fecha del certamen.
Pablo Mouche (39m PT) y Juan Román Riquelme (41m PT) anotaron los goles de Boca, que terminó con diez jugadores por la expulsión en el complemento de Clemente Rodríguez; Mariano Pavone (42m PT) y Paolo Goltz (10m ST) igualaron para Lanús.
Con este resultado, más los otros registrados en la jornada, el nuevo líder del certamen es Estudiantes de La Plata (15 unidades), escoltado por Tigre y Boca (14); en tanto que Vélez (12), que mañana se medirá ante Newell`s en Liniers, tiene la opción de sumarse a la cima.
El primer tiempo fue de menor a mayor: durante los 15 minutos iniciales, y por la superpoblación de volantes con la que salió a la cancha, Lanús logró disputarle el dominio del balón a Boca.
Pero cuando Riquelme encontró espacios, se soltó de las marcas y empezó a manejar los hilos de su equipo, Boca se hizo superior.
Ayudado por la buena tarea de Diego Rivero por la derecha, con el sacrificio de Santiago Silva pivoteando cerca del área y abriendo huecos y las proyecciones de Clemente Rodríguez, el capitán de Boca mostró el camino hasta el arco de Marchesín.
El arquero de Lanús debió esforzarse a los 32m para detener un cabezazo de Rolando Schiavi y se lució para sacar al corner un tiro cruzado del propio Riquelme, a los 38m. Allí llegaron los cinco minutos de locura de la etapa inicial del encuentro.
Y el que se benefició fue el equipo de Julio Falcioni: primero a los 39m, cuando Pablo Mouche tiró un centro desde la derecha que se fue cerrando por detrás de Marchesín hasta convertirse en el 1-0; y luego a los 41m, cuando Riquelme aprovechó un rebote tras una buena jugada colectiva y estiró la diferencia.
Lanús, que parecía perdido, descontó a los 42m: Mariano Pavone, que mantuvo un duelo particular con la hinchada local (el recuerdo de su paso por el River que descendió a la B Nacional), descontó a los 42m al cabecear un buen centro desde la derecha de Araujo; y enseguida lo desperdició Valeri, solo, mano a mano con Orión.
El segundo tiempo tuvo un comienzo frenético, con Boca yendo por más y Lanús hacia el empate. Y en la pelea de este pasaje del partido ganó el “Granate”, cuando Orión salió mal en un córner (que había generado con una atajada espectacular), y Paolo Goltz puso la cabeza para establecer el 2 a 2.
Como ante Independiente (del 4-3 pasó al 4-5), Boca desperdiciaba su ventaja, esta vez de dos goles, y volvía a pulverizar la imagen de solidez que lo llevó a la corona en el pasado Apertura.
Un gol anulado inmediatamente a Camoranesi, en evidente posición adelantada, y la expulsión de Clemente Rodríguez terminaron por minar las intenciones ofensivas de Boca, que resignó a Erviti para reacomodar la defensa con el ingreso de Juan Sánchez Miño.
Hasta el final fue Lanús el de mejor imagen (sostenido en el rendimiento de Camoranesi y Regueiro) y el que más cerca estuvo de ganar, aunque le faltó contundencia en la ofensiva y, tal vez, una mayor ambición a su DT en los cambios. Después de remontar la desventaja, su sensación era ya y de todos modos placentera.
Lo contrario para Boca, que para el próximo partido, nada menos que ante Estudiantes, no tendrá a Clemente (expulsado) ni a Rivero (cinco amonestaciones); ni tampoco, lo ya citado, esa idea de equipo imbatible que había edificado con su largo invicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *