domingo , 15 de septiembre, 2019

Barcelona igualó con el Chelsea y se pierde la final de la Champions

Empató 2 a 2 y no le alcanzó: el 0-1 en la ida lo eliminó del certamen. Messi erró un penal.

Finalmente, lo impensado sucedió. Barcelona empató 2 a 2 con el Chelsea en el Camp Nou en el partido de vuelta de las semifinales de la Champions League y se quedó afuera del certamen, por el triunfo obtenido por los ingleses 1 a 0 en Stamford Bridge la semana pasada.

Sergio Busquets y Andrés Iniesta abrieron la cuenta para el local, pero Ramiressorprendió y marcó el descuento para el equipo dirigido por Roberto Di Matteo. Ya en el final, Fernando Torres decretó el empate y terminó de derrumbar al conjunto catalán.

Sabiendo que no le quedaba otra que ganar por más de un gol para acceder al partido decisivo, el equipo culé salió decidido a llevarse puesto a su rival. Si bien siempre plantea un fútbol ofensivo, esta vez lo apremiaba como pocas veces estar abajo en el resultado.

En este contexto, el primer tiempo mostró un panorama muy similar al de la semana pasada en Inglaterra. Barcelona con la total posesión del balón jugando en campo del Chelsea y el equipo inglés demasiado replegado cerca de su área, casi prolongando su agonía.

Lionel Messi, como suele suceder, era el más claro a la hora de armar jugadas de peligro y en sus dos primeras intervenciones estuvo muy cerca de convertir. Primero, entró por derecha tras una combinación con Alexis Sánchez y remató con su pierna menos hábil, por lo que el balón terminó rebotando en la parte externa de la red.

Luego, otra exquisita pared, esta vez con Cesc Fabregas, dejó mano a mano al argentino,pero el arquero Peter Cech, con una gran intervención con el pie, volvió a negarle el grito al oriundo de Rosario.

Sin embargo, lo que se preveía terminó sucediendo a los 34 minutos, cuando Isaac Cuenca ingresó con pelota dominada por izquierda y, muy solidario, envió un centro al medio, donde estaba Busquets para empujar el balón y romper así el cerrojo defensivo inglés.

Apenas minutos más tarde, el que quedó cara a cara con Cech fue Iniesta, que no desaprovechó su chance y anotó el 2 a 0 que ponía a su equipo en semifinales. Para colmo, el panorama no podía ser más desalentador para el visitante, ya que su capitán, John Terry, vio la tarjeta roja por una infantil agresión ante Sánchez.

Pero, ante la sorpresa de todos, y en la única aproximación seria al arco de Víctor Valdes,el brasileño Ramires se despachó con una exquisita definición por arriba del arqueroy puso el 2 a 1 justo antes del descanso, resultado que ubicaba al equipo inglés en la final.

Y el segundo tiempo fue uno de esos que pocas veces se ve en el fútbol mundial.Porque Chelsea, cuidando el resultado y con la desventaja de jugar con uno menos, se refugió demasiado cerca de su arco, al punto de que los 10 jugadores disputaron casi la totalidad del complemento de tres cuartos de cancha para atrás.

Así las cosas, los 45 minutos del complemento fueron un auténtico monólogo del conjunto local, que buscó por todos los medios la forma de entrarle a una defensa cerradísima como pocas.

Sin embargo, Barcelona tuvo una inmejorable chance para anotar ese tanto tan anhelado, ya que el árbitro cobró un dudoso penal por una falta sobre Fabregas, pero definitivamente no era la tarde de Messi, ya que el argentino se hizo cargo de la pena máxima y su remate fue devuelto por el travesaño, dándole una vida más a un Chelsea que seguía aguantando.

Luego de esto, parecía que la cosa estaba juzgada, y así iba a terminar siendo. Porque Messi tuvo otra chance con un remate de afuera que pegó en el palo y poco más sucedió.Los minutos terminaron pasando entre la férrea defensa del equipo inglés y los nervios de un equipo culé que veía como su sueño se iba esfumando.

Para colmo, ya con el tiempo cumplido y con el local volcado completamente en ataque, un pelotazo largo encontró en soledad a Torres, que eludió a Valdés y definió con el arco libre para terminar de liquidar la historia.

De esta forma, el equipo de Roberto Di Matteo terminó haciendo historia y sacó de la competición al cuco y último campeón, que así se quedó con las ganas de tomarse revancha de la última caída con el Real Madrid por la Liga, aunque todavía resta esperar la definición de la otra semi, en la que el Merengue debe derrotar como local al Bayern Munich para meterse en la final.

La cita final será el 19 de mayo, en Munich. Uno de los invitados ya está confirmado, y es quizás el menos pensado. Pero así es el fútbol.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *